sábado 4 de febrero de 2023

RUGBY-Seven de Hamilton

Pumas 7s: una conquista memorable que no es un fin en sí, sino parte del camino a la gran meta que es París 2024

lunes 23 de enero de 2023
Pumas 7s: una conquista memorable que no es un fin en sí, sino parte del camino a la gran meta que es París 2024

Competir ha sido siempre lo que pregona Santiago Gómez Cora, el arquitecto detrás del proyecto Pumas 7s. Reinventarse, buscar nuevas soluciones, evolucionar.

Establecer un camino y encontrar las herramientas para llevar a cabo su plan. El Seven de Hamilton se presentó como la primera oportunidad en mucho tiempo de contar con todos sus mejores soldados, sin lesionados y ya habiendo hecho el duelo de las partidas de Lautaro Bazán Vélez, Felipe Del Mestre y Joaquín De la Vega, piezas importantes en el engranaje durante las últimas temporadas. Pasaron algunos torneos en la constante búsqueda del recambio, mientras los jugadores de más rodaje se establecieron y ganaron mayor protagonismo.

El título de campeón en Nueva Zelanda, en la cuarta etapa de las once del Circuito Mundial de Seven, no hace más que confirmar que el seleccionado argentino goza de buena salud con miras a su gran objetivo: los Juegos Olímpicos París 2024.

“Es espectacular ganar, y hacerlo acá, en Nueva Zelanda, vale el doble. Pero lo más lindo e importante es que éste es el tercer año en el que este equipo se mantiene competitivo. Como lo dijimos el año pasado, el objetivo era confirmar la medalla de bronce de los Juegos Olímpicos de Tokio y no quedarnos con ese hito histórico”, explicó Gómez Cora tras la victoria por 14-12 sobre All Blacks 7s en la final en el estadio Waikato.

“La consigna del equipo era confirmar con un buen año en el 2022, y en 2023 es mantenernos en un nivel competitivo. Este equipo sigue redoblando y sigue yendo por más”, añadió el preparador. Si bien festeja y se permite emocionar, porque nadie más que él sabe lo que implica ganar un trofeo ante Nueva Zelanda como visitante, tiene los pies sobre la tierra y la cabeza en el proyecto Pumas 7s. Esta consagración no es un fin en sí mismo, sino parte del camino.

La película de la final de Hamilton tuvo todos los condimentos. Tras la contundente victoria del seleccionado femenino de Nueva Zelanda por 33-7 sobre Estados Unidos, el público se preparaba para una doble celebración, ya que el equipo masculino llegaba tras vapulear (38-0) a Francia en su semifinal y como claro favorito, en su país. Pero Pumas 7s tuvo otros planes, reaccionó a todas las adversidades y se coronó en un estación del World Rugby Seven Series por cuarta vez en la historia. Los Ángeles 2004, San Diego 2009, Vancouver 2022 y Hamilton 2023 son los grandes hitos de un seleccionado que se acostumbró a ser competitivo y jugar de igual a igual contra todos.

Esta primera conquista fuera del continente americano es posiblemente la más especial y la más trascendente, por haber dejar en el camino en los cuartos de final a Fiji, el país que mejor juega al rugby de siete hombres, y por haber vencido en la final al local, el máximo triunfador de la historia. “Creo que sobran las palabras, por lo difícil que es ganar un torneo, y encima hacerlo frente a Nueva Zelanda en la final y en Nueva Zelanda. No hay dudas de que es soñado. Éste es un logro histórico, y estamos muy contentos”, expresó Gastón Revol, el estratega en la cancha y el líder espiritual del plantel.

La actuación de Pumas 7s en el último día de competencia fue brillante en lo táctico, pero sobre todo en lo emocional y por el temple para afrontar estas etapas. El seleccionado perdió el foco en un instante durante la final, luego de dos fallos polémicos del portugués Paulo Duarte, pero el descanso le sirvió para volver a poner la mente en frío y centrarse en el juego. Argentina pasó del 0-12 a tener la iniciativa. Jugó con la intensidad y la rebeldía que personifica Rodrigo Isgró, distinguido merecidamente como el mejor jugador de la final de Hamilton. El mendocino es fuerte en casi todas las facetas: juego aéreo, defensa, contacto y despliegue físico, un ítem, este último, en el que pocos jugadoresen el circuito ostentan su prestancia.

Isgró fue la bandera del seleccionado en una remontada épica, en una película que tuvo otros actores sobresalientes. Santiago Álvarez Fourcade, volvió a jugar después de casi un año por una lesión en una rodilla y anotó el try del descuento, filtrándose entre defensores a cinco minutos del cierre. El bahiense se había perdido el histórico logro conseguido en Vancouver y el Mundial de Ciudad del Cabo, y se emocionó tras la conquista en tierra maorí. El capitán en Hamilton fue Matías Osadczuk –otro baluarte de este plantel–, que le cedió la copa a Álvarez Fourcade para que la levantara primero el capitán original, en un gesto que habla de los vínculos internos del plantel.

Otro factor crucial fue Marcos Moneta, que se perdió la última gira por un cuadro apendicular. Su rendimiento en su retorno fue digno de un jugador de semejante jerarquía. El Rayo es el más desequilibrante del planeta, volvió a estar incontenible y terminó como tryman argentino en el certamen junto a Agustín Fraga, con cinco anotaciones. A dos minutos del epílogo frente a los neozelandeses, recibió a 10 metros del in-goal, aceleró y se acercó a la hache para facilitarle la conversión a Tobías Wade, que sumó los dos puntos del campeonato.

El triunfo deja terceros a los argentinos en la temporada transcurridas cuatro etapas y los coloca en un puesto de clasificación para los Juegos Olímpicos de París. Hamilton es historia y quedará en la memoria de quienes escribieron una de las páginas más gloriosas del seleccionado de juego reducido. El próximo fin de semana se jugará el torneo de Sydney, en el que Pumas 7s compartirán el grupo con Australia, Gran Bretaña y Canadá. Tras los festejos, queda más historia por escribir.

 
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS