sábado 4 de febrero de 2023

Interes General

Revocaron una cautelar que le ordenaba a Google bloquear el contenido de un psicólogo denunciado por violencia de género

Según los jueces de la Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca, la causa de hábeas data enfrentó al derecho a la libertad de expresión y difusión de ideas contra el derecho a la dignidad y honor de la persona

martes 13 de diciembre de 2022
Revocaron una cautelar que le ordenaba a Google bloquear el contenido de un psicólogo denunciado por violencia de género

La Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca decidió revocar una medida cautelar que le ordenaba a Google eliminar cualquier tipo de registro y publicación respecto a un psicólogo que había sido denunciado por violencia de género por su ex pareja, según el fallo dictado la semana pasada y al que accedió Infobae.

El hombre había sido sobreseído por esa acusación y planteaba que no quería que esa información quedara asociada a su figura. En primera instancia se hizo lugar al pedido, pero ahora el tribunal revisor revocó la medida al subrayar los derechos que estaban en juego.

La causa se inició en el 2020 en el Juzgado Federal de Santa Rosa, La Pampa, donde el actor, un psicólogo, había solicitado -en el marco de una acción de hábeas data- el “cese de publicaciones de imágenes y datos personales (...) por cualquier medio digital, electrónico o gráfico; como así también la eliminación de toda frase o palabra que permita el acceso a la información en referencia a la causa penal a través de su buscador”.

Y es que el psicólogo en cuestión había sido denunciado por su ex pareja por violencia de género, hecho que en su momento se reflejó en diversos medios periodísticos que publicaron la noticia “incluyendo su nombre completo, su profesión y hasta imágenes”.

“Destacó B. -dice la reseña- que pese a haberse probado que los hechos denunciados fueron falsos, los medios no comunicaron su sobreseimiento, motivo por el cual instó la presente acción y solicitó la medida cautelar a fin de que Google Argentina SRL proceda a realizar las actividades informáticas necesarias para lograr el bloqueo provisorio de las publicaciones violatorias de sus derechos a la intimidadya que atacan su dignidad y honor”, describe el texto.

El Juzgado de primera instancia, en consonancia con la ley 25.326 sobre Protección de los datos personales, estimó que las publicaciones vinculadas al actor podían ocasionarle perjuicios tanto a nivel personal -en su dignidad y honor- como a nivel profesional. De este modo consideró admisible lo solicitado y decidió ordenarle a Google el retiro provisorio de todo el contenido reprochado.

La decisión fue apelada por Google Argentina SRL, recayendo el trámite en la Sala II de la Cámara Federal de Bahía Blanca, integrada por los jueces Pablo Larriera, Leandro Picado y Roberto Amabile, quienes evaluaron que en la causa se encontraban en pugna “el derecho a acceder a la información y a expresar todo tipo de opiniones e ideas a través de los medios de difusión como las redes sociales e internet, y, por otro lado, los derechos de los sujetos que pueden resultar afectados por el uso que se haga de esos medios, tales como el derecho al honor y a la imagen”.

“A lo expuesto, se agrega que el discurso que se pretende suprimir, en tanto involucra un posible caso de violencia de género, merece ser analizado con suma prudencia conforme los parámetros convencionales internacionales”, evaluó el juez Larriera, primero en el orden para emitir su voto.

En esta línea, el juez Larriera expresó que el “alegado perjuicio a la reputación del actor” no era motivo suficiente para sustentar una medida como la dictada en primera instancia, “máxime cuando -dicha medida- se erige como una limitante a la libre circulación de la información como resultado legítimo de la libertad de expresión, aún cuando pueda ofender al sujeto de la información difundida”.

Luego citó el fallo “Rodríguez” de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en tanto dispuso que “el bloqueo de acceso a contenidos digitales (...) debe estar precedido del examen respecto de la licitud del contenido”, y que de otro modo se estaría incurriendo en censura previa. Además, en referencia a la violencia de género esgrimió que “la denuncia pública de este tipo de actos de suma gravedad que podrían constituir violencia contra una mujer se encuentra entre los discursos especialmente protegidos”.

“Tal es así que en los últimos años se han acrecentado estas prácticas en materia de género, mostrándose como mecanismos prácticos y eficaces para visibilizar situaciones o hechos de violencia física, psicológica o institucional que pudieron haber sufrido mujeres, niñas, niños y adolescentes, que por largo tiempo permanecieron silenciados, reprimidos o discriminados, y que encuentran a través de las redes sociales, el móvil más dinámico para un mayor acceso y difusión de esta información”, concluyó el juez Larriera.

Por su parte, el juez Leandro Picado -con la posterior adherencia del juez Amabile- argumentó que el procedimiento por el que transcurre la acción de hábeas data era de trámite rápido, con lo cual valdría esperar a la sentencia definitiva, considerando, a su vez, que la medida cautelar solicitada por el psicólogo no cumplía con los requisitos procesales necesarios para su admisión, en tanto “no surge que exista un peligro en la demora”.

Finalmente, para decidir que la medida cautelar era improcedente por “falta de urgencia”, ambos tuvieron en cuenta que el fallo dispuesto por el Juzgado de Santa Rosa le había dado 2 días a Google para llevar adelante el cese de todo el contenido agraviante para el actor, y que éste había demorado 10 meses en hacerle llegar la notificación de lo resuelto a la demandada.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS