miércoles 30 de noviembre de 2022

Nacionales

Juntos por el Cambio acelera el Programa 2023 con el que quiere volver a ser Gobierno

lunes 21 de noviembre de 2022
Juntos por el Cambio acelera el Programa 2023 con el que quiere volver a ser Gobierno

Las fundaciones del PRO, la UCR, la Coalición Cívica y Encuentro Federal terminarían en diciembre la propuesta de gestión en la que trabajaron el último año. Un instrumento para llegar unidos a las PASO, pero sobre todo para mantener la unidad tras un posible triunfo.

Juntos por el Cambio bajó en las últimas semanas sus niveles de conflictividad interna, al menos en lo público. Luego de que la tensión entre Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta llegara a un máximo, y las críticas de la UCR a Mauricio Macri fisuraran los límites de la convivencia, la cumbre del PRO y la reunión de la Mesa Nacional de la coalición abrieron un período de tregua, aunque con la unidad todavía a prueba.

Mientras tanto, las fundaciones de los principales espacios que integran Juntos por el Cambio, Pensar (PRO); Alem (UCR); Hannah Arendt (Coalición Cívica) y Encuentro Federal (de Miguel Pichetto), aceleran la elaboración del programa base de consenso para volver a ser Gobierno en el 2023, en el que trabajan los equipos de todos los presidenciables de la coalición.

Leé también: Para Gerardo Morales, Cristina Kirchner cumple un plan de campaña y “ya está lanzada como candidata”

En la última semana, los principales referentes de las cuatro organizaciones mantuvieron dos encuentros y se sacaron una “foto de familia”. Estuvieron Franco Moccia, presidente de Pensar; Agustín Campero, de la Alem; el “lilito” Fernando Sánchez, por el Hannah Arendt, y Eduardo Mondino, del peronista Encuentro Federal.

Las fundaciones cambiemitas se preparan para tener un documento listo y acordado para diciembre. De allí, lo elevarían a la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio integrada por los principales referentes de la coalición que deberán definir su presentación. Esta iniciativa podría darle al espacio otra oportunidad de mostrar cierta unidad, que quedó considerablemente herida en los últimos meses de campaña anticipada.

Como informó TN hace unos meses, el proceso incluye a una cantidad considerable de personas. Las 10 mesas de trabajo (Economía, Educación, Salud, Justicia y Seguridad entre otros) suponen más de cuarenta dirigentes y especialistas entre las cuatro fundaciones, acompañados además por equipos técnicos. La Fundación Pensar y la Alem también tienen sus propios grupos de trabajo en distintas provincias.

El proceso no apunta a candidatos, que sin embargo participan de las discusionesQuien termine siendo electo de una probable PASO nacional de Juntos por el Cambio debería -señalan en los cuatro espacios- moverse dentro de los márgenes de lo acordado.

Aunque, en privado, en algunos casos le bajan el precio al trabajo de las fundaciones, los principales presidenciables de JxC (Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Gerardo Morales) suelen plantear públicamente la definición de un programa de consenso como clave para la posibilidad de llegar unidos a las PASO, pero sobre todo para mantener la unidad en caso de un triunfo en las elecciones generales, considerando la experiencia del Frente de Todos y del gobierno de Mauricio Macri.

Leé también: La cena bonaerense de CFK: el foco en la seguridad del conurbano y señales de tregua con el Movimiento Evita

“Queremos lograr un plan de gobierno trabajado entre los socios de Juntos por el Cambio, para que el plan sea efectivo, que se use y que sea aceptado por todos. Pero para que eso pase todos tienen que sentirse parte de su creación. Apoyar algo que no hiciste es más difícil que apoyar un plan en el que estuviste involucrado”; dijo a TN Franco Moccia, presidente de Pensar.

“No hay ninguna divergencia crucial. Es básico que el futuro gobierno deberá poner en marcha un plan de estabilización y al mismo tiempo aprovechar las oportunidades sectoriales que tenemos (energía, agro, mineria, industrias del conocimiento, turismo, etcétera) para generar crecimiento sano, con inversión y empleo formal. Las diferencias y matices tienen que ver con las velocidades de las medidas, pero no con la urgencia”, agrega.

“Abajo siempre hubo menos ruido que el que hay arriba entre los candidatos. Más allá de quién termine ganando, que le pondrá su impronta, velocidad y estilo, el laburo que se hace sirve para generar confianza entre todos los equipos. Porque están todos. Hay un mundo de diferencia respecto del 2015. Vamos a llegar con las cosas bien limadas, sabiendo quién es quién, qué puede aportar, y con confianza mutua. Es tal vez el mejor efecto de este trabajo”, dijo Agustín Campero, de la Fundación Alem.

En las fundaciones advirtieron que el diagnóstico de problemas y prioridades es compartido: bajo crecimiento; alta presión tributaria; fuerte inflación; elevado déficit fiscal; el costo de capital asociado a la falta de financiamiento; el cepo; los subsidios a las tarifas energéticas, la intermediación en la política social, y el deterioro institucional. Sin embargo, la principal preocupación, que se profundizó en los últimos meses, es la incertidumbre a la hora de determinar la gravedad de la crisis económica con la que terminará el 2023 y comenzará el posible nuevo Gobierno.

“La Argentina está devastada en lo político, en lo económico y en lo social. Necesitamos un profundo cambio cultural para retomar la Argentina de la producción y el trabajo”, dijo Eduardo Mondino, de Encuentro Federal.

 

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS