miércoles 30 de noviembre de 2022

POR RICARDO MARRANCONE

Talento argentino

Es formoseño, fue pupilo en el St. George’s de Quilmes, trabajó en JP Morgan y hoy dirige la bolsa de Hong Kong.

miércoles 26 de octubre de 2022
Talento argentino

Nicolás Aguzin es prácticamente un desconocido en la Argentina. Sin embargo, en la lejana Hong Kong, a 18457 kilómetros de distancia, es una persona de gran exposición pública.

Allí su nombre aparece con regularidad en los diarios, que suelen hacer un seguimiento riguroso de sus tareas. Algo similar a lo que sucede aquí con los directores técnicos de los más grandes equipos de fútbol: una mala decisión puede hacer que los títulos “de tapa” viren del derroche de elogios a las más severas críticas. Es que, en esa ciudad, que es uno de los centros neurálgicos de las finanzas del mundo, él dirige la Hong Kong Exchange and Clearing Market (HKEX) -la bolsa de valores- una entidad en la que ingresan y egresan miles de millones de dólares al año.

Sí, el número 1 de la bolsa de Hong Kong es argentino. Formoseño, para ser más precisos.

Nicolás Aguzin nació en Formosa, en 1968. Su padre era médico y su madre trabajaba como ama de casa. Cursó la primaria en una escuela de su barrio, cerca de su casa. Siempre mostró interés en estudiar y aprender: sus boletines eran impecables.

Antes de comenzar el secundario, sus padres decidieron invertir sus ahorros en la educación de Nicolás: lo mandaron en un colectivo a Quilmes, provincia de Buenos Aires, para que estudiara como pupilo en el colegio St. George’s.

“Yo vivía en el colegio y mis papás en Formosa. Los iba a visitar dos o tres veces al año. Mi papá quería a toda costa que aprendiera inglés, pensó que lo mejor para lograr eso era que estuviera a tiempo completo en una escuela como esa. Ellos valoraban mucho la educación”, dice.

 

“SIGO A RIVER, A LA SELECCIÓN Y A LOS PUMAS”

En Hong Kong hay una comunidad de argentinos muy activa de la que Nicolás participa. “A través de los años he desarrollado vínculos con los distintos cónsules argentinos que han pasado, también con Agustín Balbi, el dueño de un restaurant muy bueno que hay acá. Hay más argentinos, nos juntamos de acuerdo a nuestras posibilidades. Luego, para mitigar el desarraigo, miro deporte: sigo a River, a la selección y a los Pumas”.

En los últimos 4 años tuvimos más de 90 empresas de biotecnología que salieran a la bolsa. Muchas de ellas, prácticamente, no tenían ventas, no vendían nada… Hablo de pequeñas pymes. Esas empresas recibieron 30 mil millones de dólares en inversiones, en total. Eso permitió que se desarrollen nuevas drogas y nuevos tratamientos. Sin ese capital y sin la facturación posterior, hubiera sido muy difícil para ellos.

Su sueño siempre fue el mismo: acercar a las economías más importantes de oriente con occidente, especialmente con Latinoamérica.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS