miércoles 30 de noviembre de 2022

Nacionales

Manes: "Estamos viviendo un momento muy triste en la Argentina y el fanatismo y el odio nos puede llevar a ser un país inviable"

miércoles 28 de septiembre de 2022
Manes: "Estamos viviendo un momento muy triste en la Argentina y el fanatismo y el odio nos puede llevar a ser un país inviable"

El neurocientífico, Facundo Manes, aseveró que "en Argentina la mezquindad es de todos los sectores políticos, la grieta sólo es efectiva para ganar elecciones" y sentenció: "De esta crisis se sale con un destino de Nación, un proyecto de 4 ó 5 ideas que nos puedan unir más allá de las diferencias", argumentó.

Estamos viviendo un momento muy triste en la Argentina y el fanatismo y el odio nos puede llevar a ser un país inviable. Hay que reconocernos en nuestras diferencias. Esto que sucedió en estos días nos debería obligar a discutir dónde queremos ir y que país queremos construir juntos.

Deberemos encontrar puentes para revertir la decadencia argentina. Todos debemos explorar caminos distintos para poder transformar el país, no sólo para que este gobierno termine sino para el próximo. El desafío de Cambiemos es ofrecer algo diferente a lo que se ofreció en 2015.

En ese momento sólo fue una alianza para frenar al kirchnerismo. Hay que convocar a la Argentina silenciosa. Se va votar, después de mucho tiempo a favor de algo, no solamente en contra de. Lo nuevo frente a lo viejo. Queremos proponer un nuevo país a la mayoría silenciosa que desesperadamente lo está buscando. 

Te reconocés como admirador de Alfonsín, ¿fue más generoso aquel peronismo de Cafiero con él, comparado con lo de este fin de semana el sector más peronista del PRO, con el Frente de Todos?

El que fue generoso fue Alfonsín cuando fue en contra de la corriente al momento en que invadieron Malvinas, la mayoría de los dictadores subieron a un avión y uno de los que no lo hizo fue él, pese a las criticas y años siguiente fue presidente.

Tuvo la osadía de enfrentar al peronismo con el pacto cívico militar para que no se juzgue a las dictadura. Además de convocarnos a una narrativa de ser un país democrático. Nos hizo sentir parte a todosLo opuesto fue Alberto Fernández en dónde en lugar de llamar a la unión nacional, hizo un acto y un feriado partidario al otro día.

La reconstrucción democrática fue el último proyecto colectivo exitoso de los argentinos, después fracasó todo. Es hora de un nuevo salto civilizatorio. Hay que encarar la modernidad, el desarrollo, y falta que los dirigentes podamos interpretar este clima de época, para dejar atrás la decadencia y la grieta que impacta en la confianza. El problema de la inflación, de las faltas de inversiones, tiene que ver con esta grieta. 

No solamente fue más generoso Cafiero con Alfonsín sino a la inversa. Y en este caso no sólo no es generosa la oposición con el Gobierno sino éste, inicialmente, con la oposición.  La grieta es como la fuente del opuesto, es el opuesto...

En Argentina la mezquindad es de todos lados. La grieta es efectiva para ganar elecciones. En su momento Macri no quiso unir a los argentinos, solo acepto aumentar la grieta. El kirchnerismo nos divide. Los extremos nos alejan de un propósito común. Si no convocamos a dos tercios de la población argentina a generar consenso, vamos a seguir siendo más pobre y desiguales. 

Aprovechando tu condición de neurocientífico. ¿Qué es lo que detiene a los seres humanos en la posibilidad de ascender?

Le debemos mucho de la toma de decisiones a Baruch Spinoza. Te agregaría al odio: el fanatismo. Lo que vivimos acá es un fenómeno tribal. En las redes, la TV que se dirigen a un nicho. Para sobrevivir necesitamos vivir en tribu, y por eso vamos con un razonamiento motivado, vamos por la vida tomando todo lo que coincide con nuestras creencias y lo que no, lo olvidamos más rápido.

La falla del medio es que no existe el medio, existe algo superador. Es más atractivo el fanatismo. Tenemos que sentir que somos parte de una comunidad. No importa de dónde vengas sino a dónde vamos, que por ahora no lo sabemos. Se sale con un destino de Nación, un proyecto de cuatro o cinco ideas que nos puedan unir más allá de las diferencias, como hizo Alfonsín con la democracia. Nos convocó a todos a un sueño colectivo.

El consenso es entrar en la prosperidad, estamos atrasados, estamos viviendo la cuarta revolución industrial, que nos cambia a nosotros, es la fusión de lo físico, lo biológico y lo digital. Más la pospandemia, los argentinos estamos obsesionados con el pasado. Ingrese en la política para ir en contra de la corriente.

El problema de la Argentina es que no hay confianza, no hay credibilidad. Y esto se construye de abajo hacía arriba, porque sino te impacta económicamente. Tenemos que convertir la resignación en esperanza, en optimismo. El mundo necesita muchas de las cosas que producimos. Ahora, con este grado de división vamos a seguir generando pobreza.

Ademas sostuvo que la democracia nos dio paz, libertad y vida. Pero no nos educó, no nos alimentó, ni nos dio salud. Por eso hay una crisis con la dirigencia. No nos dio prosperidad. Con la empatía y el conocimiento se puede educar, alimentar y dar salud.

Hay que reconocer que más allá de las diferencias, somos una Nación. Son diferencias muy pequeñas frente al gran desafío que tenemos. Hay una empatía cognitiva, que es entender que podes tener creencias diferentes a las mías y quizá tengas razón. Y a otra es la emocional, sentir lo que siente el otro. Por esto siento que la sociedad argentina no es comprendidaLa sociedad quiere vivir en la modernidad, pero estamos atrapados en una polarización política y mediática.  Muchos me acusan de llanero solitario, pero yo quiero ir en contra del status quo que nos depositó en la decadencia. Argentina ya decidió. Estamos viviendo el fin de la grieta.

Freud sostenía en El narcisismo de las pequeñas diferencias que las peleas eran más hostiles entre los más cercanos, porque es un narcisismo débil que necesita aferrarse a pequeñas diferencias para construir identidad.

Exacto. Esto de la grieta pasa en todo el mundo. En este país siempre hubo proyectos narcisistas, pero los países más desarrollados tienen instituciones fuertes y trasparentes, eso es lo más importante porque resuelven los temas de la mejor manera y superar las pasiones humanas.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS