miércoles 6 de julio de 2022

POR RICARDO MARRANCONE

La Bandera Argentina

La bandera es nuestro mayor símbolo patrio: es “la enseña que Belgrano nos legó” un 27 de febrero de 1812. Se consagró en 1816, con sus clásicos colores celeste y blanco, por el Congreso de Tucumán.

domingo 19 de junio de 2022
La Bandera Argentina

Desde entonces, es nuestra bandera oficial, con sus tres fajas horizontales, dos celestes y en el medio la blanca. El sol de color oro es el mismo que se usó en las primeras monedas argentinas.

Siempre nos mostraron una versión romántica acerca de la inspiración en el cielo y las nubes. O que fue motivado por los colores del manto de la Virgen Inmaculada Concepción.

Pero, a su vez, son los colores elegidos por la dinastía de los Borbones. Ellos daban una condecoración llamada la Orden de Carlos III. Era celeste, blanca y celeste. Fue la misma que adoptó Belgrano para el cuerpo de los Patricios en sus gorros militares.

En Rosario, frente a la primera bandera cosida, los soldados juraron fidelidad. A orillas del río Pasaje, que desde entonces se llama Juramento, se comprometieron a vencer a los enemigos de la América del Sur.

La bandera estuvo presente en la revolución de mayo, que tuvo lugar en la ciudad de Buenos Aires el día 25 de mayo de 1810, día en que se inició el proceso de independencia del Virreinato del Río de la Plata de España.

Así jurábamos los niños en la escuela, Era una gran fiesta y nos daban chocolate caliente.

Juramento: Niños/Alumnos, la Bandera blanca y celeste—Dios sea loado—no ha sido atada jamás al carro triunfal de ningún vencedor de la tierra. Niños/Alumnos, esa Bandera gloriosa representa a la Patria de los Argentinos. Prometéis rendirle vuestro más sincero y respetuoso homenaje, quererla con amor inmenso y formarle, desde la aurora de la vida un culto fervoroso e imborrable en vuestros corazones; preparándoos desde la escuela para practicar a su tiempo, con toda pureza y honestidad, las nobles virtudes inherentes a la ciudadanía, estudiar con empeño la historia de nuestro país y la de sus grandes benefactores a fin de seguir sus huellas luminosas y a fin también de honrar la Bandera y de que no se amortigüe jamás en vuestras almas el delicado y generoso sentimiento de amor a la Patria.

En una palabra: ¿prometéis lo que esté en las medidas de vuestras fuerzas que la Bandera Argentina flamee por siempre sobre nuestras murallas y fortalezas, en lo alto de los mástiles de nuestras naves y a la cabeza de nuestras legiones y para que el honor sea su aliento, la gloria su aureola, la justicia su empresa?

Responde: "¡Sí, juro!

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS