miércoles 6 de julio de 2022

Sociales

Nicole Becker, la Greta Thunberg argentina: “El problema del cambio climático es que no se toma como una crisis”

lunes 06 de junio de 2022
Nicole Becker, la Greta Thunberg argentina: “El problema del cambio climático es que no se toma como una crisis”

Como cada año desde 1974, el 5 de junio es una fecha muy especial porque se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, establecido por la ONU para concientizar a la población mundial sobre la importancia del cuidado del medio ambiente y para llamar a los gobiernos a tomar acciones más firmes que ayuden a combatir la crisis climática.

En Argentina, la bandera de lucha contra el cambio climático la llevan principalmente los jóvenes, que con mucho entusiasmo y energía marchan y alzan la voz para visibilizar la crisis y exigir más acciones de los gobiernos y las empresas. Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, Infobae dialogó con Nicole Becker, una de las fundadoras de la organización Jóvenes por el Clima, que tiene como misión introducir la cuestión climática en la agenda pública de manera permanente e instalar la problemática como un eje central de las políticas tomadas por los gobiernos.

-¿Cómo nació tu interés por el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático?

-En febrero de 2019 estaba empezando a crecer mucho la figura de Greta Thunberg. De casualidad me apareció un video de ella en Instagram convocando a miles de jóvenes en Europa a movilizarse contra la crisis climática. Estaba llamando a la primera movilización internacional. Al ver ese video me llamó mucho la atención por qué había jóvenes de mi edad movilizándose por un tema que en Argentina yo no estaba involucrada ni entendía. Dentro de mi grupo a nadie le interesaba lo ambiental ni estaba activando por este tema. Entonces me puse a leer y a buscar información, y Ahí pensé “cómo puede ser que nunca lo haya visto en la escuela”. Con unos amigos de la Escuela ORT nos dieron ganas de convocar a una movilización en Argentina contra la crisis climática. Significaba hacerla por primera vez acá. Empezamos a juntarnos todos los días para convocar a esa marcha, creamos el Instagram y terminaron viniendo miles de personas. Ese fue el hito fundacional de Jóvenes por el Clima.

-¿En qué se concentra Jóvenes por el Clima?

-Trabajamos mucho en la incidencia política, sobre todo en diferentes proyectos de ley. En 2019 logramos que se aprobara la Ley de Cambio Climático y en 2021 la Ley de Educación Ambiental Integral. También logramos la ratificación del Acuerdo de Escazú, sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe. Es decir, organizamos acciones de presión e impulsamos proyectos de ley para empujar a tomar decisiones en el sector público y privado a nivel nacional. Participamos en cumbres internacionales y le damos mucha importancia a la comunicación, porque es una falencia. Generamos más narrativa y contenido explicativo en las redes sociales, sobre qué es un humedal, que es el cambio climático, etc.

-Después del boom de 2019 con la aparición de Greta Thunberg, ¿creés que se avanzó en la conciencia sobre el medio ambiente?

-El 2019 fue un año hito a nivel internacional. Todos los días se creaban organizaciones nuevas, hacíamos marchas, se sumaba gente. La crisis climática se instaló mucho en la agenda, cada cosa que hacía Greta Thunberg salía en todos lados. Claramente fue un hito que se sigue construyendo y sigue creciendo. Obviamente después la pandemia nos descolocó a todos. Ese es el desafío.

-¿La pandemia ayudó a concientizar más a la gente?

-La pandemia tiene que ver con lo ambiental. Creo que generó conciencia porque, Justamente por eso estamos luchando, por los derechos humanos básicos, para tener un futuro en un lugar más habitable que no esté lleno de incendios, sequías, pandemias y todas las consecuencias que trae la crisis climática. La pandemia también trajo reflexiones interesantes en cuanto a la acción que se puede tomar. Muchas veces, al hablar de cambio climático, se escuchan a los diferentes representantes de los países poner 80 mil excusas sobre por qué no toman las acciones necesarias, cuando con la crisis del coronavirus lograron ponerse todos de acuerdo y trabajar en conjunto. La diferencia fue que se tomó la crisis como una crisis, que es lo que no está pasando con la crisis climática.

-¿Cuán importante es la educación ambiental en los colegios?

Es fundamental. En Jóvenes por el Clima hay una comisión que trabaja en eso. En Argentina tenemos la Ley de Educación Ambiental, que es un logro enorme porque no hay muchos países en la región que tengan una ley así. Su aprobación fue producto de un montón de trabajo con organizaciones metiendo presión. Ahora el tema está en la implementación. Nuestra organización está en muchas provincias y estamos viendo cómo se está implementando.

-¿Sos optimista de que este año se apruebe la Ley de Humedales?

-Optimista tengo que ser, porque sino no haría todo lo que hago. Es lo que hace que me levante todos los días y que le dedique tanto tiempo a la militancia ambiental. No creo que vaya a pasar este año la doble sanción, pero esperamos por lo menos media.

-¿Ves en un futuro la lucha contra el cambio climático al nivel de reclamos sociales o movimientos como por ejemplo el feminismo?

-Sí, definitivamente. Yo creo que tiene ese potencial y tarde o temprano va a suceder. Para mí el ambientalismo, entendiéndolo como algo internacional, es el movimiento que tiene la capacidad de crear un nuevo sentido común y un presente y un futuro más justo. Básicamente porque planteamos un montón de cuestiones muy intrínsecas de la sociedad. Mporque es un presente y un futuro que estamos generando por decisiones que no tomamos y que es muy injusto.

-Tenés relación con Greta Thunberg ¿Cómo es ella y que te sorprendió cuándo la conociste?

-Es una compañera más del movimiento. La conocí en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de 2019 en Madrid. Me crucé con ella de casualidad y terminamos hablando como una hora. 

-¿Qué te genera ser una referente en la lucha contra el cambio climático en Argentina?

-Mucha responsabilidad y presión. Soy una de las referentes, pero hay un montón y sobre todo lo importante es que soy parte de un colectivo. Me toca un rol de responsabilidad, de representar un movimiento en diferentes instancias con la posibilidad de intervenir y hablar. Dar un discurso en una cumbre internacional no es nada en comparación con todo el trabajo que conlleva crear una organización, sostener a un movimiento, hacer una marcha con miles de personas. Ahí está el real trabajo y el real desafío. Lo otro es algo que se genera como consecuencia del trabajo local. Hay que hacerse cargo y hacerlo porque estoy convencida que sí podemos cambiar las cosas y construir un futuro más justo. Pero lo vamos a conseguir si nos organizamos y si le ponemos el esfuerzo y el tiempo necesario para hacerlo. Francamente porque no nos queda otra. A mi me encantaría no tener que militar por el medio ambiente y que no se necesite hacerlo, pero lamentablemente es necesario para garantizar un presente y un futuro mejor a mi generación. Haré todo lo que esté a mi alcance para que eso suceda porque creo que sí se puede hacer y porque tenemos un rol importante como juventud. No nos queda otra y no me queda otra.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS