viernes 27 de mayo de 2022

La Biblioteca Popular Santiago Renevot se quedó sin sede

La Biblioteca Popular Santiago Renevot se quedó sin un lugar físico para funcionar luego de una decisión que no tiene explicación de la Coordinación de Acción Social de la Municipalidad, a cargo del Centro Municipal de Arte (CeMuArt).

viernes 10 de diciembre de 2021
La Biblioteca Popular Santiago Renevot se quedó sin sede

 

En un hecho que sorprendió a muchos y angustió especialmente a la comunidad del barrio San Juan Bautista, la Biblioteca Popular Santiago Renevot se quedó sin un lugar físico para funcionar luego de una decisión que no tiene explicación de la Coordinación de Acción Social de la Municipalidad, a cargo del Centro Municipal de Arte (CeMuArt) donde la Biblio estaba funcionando con un contrato de comodato.

Sintiéndose violentados por la decisión, el equipo de la Biblio, encabezado por Marili Saucod, el 4 de diciembre hizo público en las redes sociales un extenso Manifiesto titulado Quisieron enterrarnos y no supieron que somos semillas, en el que se dio detalles de lo sucedido y se comunicó la decisión de irse del lugar que fue recuperado por “compañeros, compañeras, vecinas y vecinos del barrio que pusieron el cuerpo y el corazón en el proyecto de la Biblioteca”.

La Renevot, que no solo es una biblioteca popular sino también un espacio muy importante y necesario de contención especialmente para los niños y jóvenes del barrio que participan de diversas actividades y talleres artísticos y educativos como la Biblioandante, Palabrerío, Proyecto de vida y Cine, entre otros, ahora no tiene lugar y comenzó una mudanza para llevar los libros a las casas de los vecinos y se está preparando una movida con personas del barrio para completar la mudanza y al mismo tiempo buscar lugares –como el patio de una vecina solidaria- donde desarrollar las actividades programadas hasta fin de año y el inicio del 2022. “Los chicos se quedan sin espacio para las actividades y eso nos confirmó Paula Cattáneo, directora de Acción Cultural”, contó Marili, echando así por tierra el discurso político que sostiene que desde la Municipalidad se trabaja de manera permanente para lograr la verdadera accesibilidad, con garantía y calidad de propuestas culturales para los vecinos y vecinas.

“Desde la Biblio las construcciones las desarrollamos en y con el barrio, en los patios de vecinos, debajo de los árboles del barrio. Sostenemos que las actividades las podemos llevar a cabo en distintos espacios, porque tenemos al territorio como parte de nuestra identidad. El espacio físico nunca ha sido un impedimento para desarrollar nuestras propuestas. Pero que una persona representante del Estado explicite en sus palabras que las actividades que tenemos planificadas hasta fin de año las desarrollemos en la casa de alguna vecina ¡qué peligroso se torna!”, sostiene un párrafo del Manifiesto de la Renovot.

El contrato de comodato que tenía la Biblio finalizó en febrero de este año, pero de todas maneras las actividades siguieron realizándose, muchas incluso articulando con la Municipalidad que el 18 de julio, a través del CeMuArt organizó la celebración del 16° aniversario de la Renevot, con una propuesta cultural denominada Rock con Leche, “hasta que sucedió esto de un día para el otro, de manera muy brusca, sin aviso previo, sin consenso, sin preocupaciones por las actividades de los chicos, sin propuestas para ofrecer otros espacios”.

El Manifiesto de la Renevot explica: “En la mañana del 24 de noviembre recibimos un mensaje de Whattsapp de la trabajadora municipal del CeMuArt donde nos pedía de manera urgente en nombre de Paula Cattáneo las llaves de la sala donde funcionaba nuestra biblioteca. Los motivos nunca fueron claros, solo se expresaron órdenes de pedido de las llaves de parte de la Directora de Acción Social de la Municipalidad. No hubo una notificación formal de pedido de llave, tampoco se notificó. No existió una instancia de diálogo y consenso. No se mostró preocupación por las actividades que teníamos programadas o preocupaciones demostradas sobre qué haríamos con las personas con las que acordamos articular para actividades próximas… Luego de insistencias por ubicar a la directora de Acción Social del Municipio, en un llamado nos vuelve a insistir en el pedido de las llaves y, con eso vino a aparejada una advertencia: si no nos acercan las llaves vamos a tener que cambiar las cerraduras. Luego de dos días de incertidumbre, por fin Paula Cattáneo nos recibe y en la reunión los motivos de la entrega de las llaves continuaban estando poco claros, entre ellos se nos plantea la entrega de las llaves por refacciones de un espacio nuevo o supuestas quejas de vecinos por personas que asistieron a la Biblio para mostrar a los pibes del barrio cómo se produce una película, y el vencimiento del contrato de comodato”.

“Sabemos que solamente podemos acercarnos a nuestro objetivo de la democratización del conocimiento y la cultura, desde posiciones horizontales que inviten al diálogo. No importa la edad, el grado de formación académica ni la jerarquía, lo que importa es dialogar para establecer consensos y ver siempre adonde vamos. Porque la inclusión no es una palabra que puesta en cualquier lado invite realmente al otro a construir y poner parte de sí en algo colectivo. No hace falta decir que algo es inclusivo para que nos sintamos parte; hace falta ejercitar la democracia con acciones concretas que demuestren que estamos todos invitados a construir y habitar proyectos que nos representen… Porque reafirmamos que nuestra construcción es colectiva, horizontal y creemos en la democracia y en el respeto hacia el otro, no comulgamos con las decisiones arbitrarias, la falta de diálogo y empatía, sobre todo repudiamos el abuso de poder. Hasta la victoria de la vida, siempre”, cierra el Manifiesto.

“El espacio es del barrio”

La historia de la Biblio que palpita en el San Juan Bautista tiene 18 años de su gestación y 16 de fundación en un camino recorrido en comunidad. En sus inicios, la Renevot comenzó a funcionar debajo de un árbol y luego en un espacio que la capilla del barrio le prestó y donde guardaban los libros, en su mayoría donados por gente solidaria.

La representante de la Biblio, Marili Saucod, dijo a Día Seis que ese espacio físico donde hoy funciona el CeMuArt “lo recuperamos entre un grupo de compañeros de la Biblio, desde el 2013 veníamos tratando de recuperar ese espacio que antes era una guardería y nosotros carente de espacios físicos, si bien estábamos en ese tiempo en una piecita que nos prestaba la iglesia, necesitábamos otro espacio físico y así fueron compañeros quienes buscaron los planos, rastrearon a las personas de la guardería abandonada, sacaron fotos del lugar para mostrar a las autoridades de ese momento; ese espacio pertenece al barrio y fueron compañeros de la Biblio quienes tramitaron todo lo que se requería para recuperar ese lugar y lo que sucedió fue que después de mucha insistencia la Municipalidad se hizo cargo, nos prometió el lugar y después termino siendo el Centro Municipal de Arte, y en comodato pusieron ellos en el lugar la Biblioteca, pero en realidad ese espacio lo conquistamos nosotros históricamente y tiene cierta carga de significado”, puesto que por ejemplo, en la ex guardería, ahora el CeMuArt, iban los niños hoy adolescentes que actualmente participan de todas las actividades que la Bilio organiza.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS