viernes 27 de mayo de 2022

POR RICARDO MARRANCONE

La propiedad no existe

El único propietario real de la Tierra es La Naturaleza. Esta brinda todo su potencial sin pedir nada. El hombre la utiliza, aprovecha, y muchas veces la ataca y roba, provocando su furia.

miércoles 26 de mayo de 2021
La propiedad no existe

Nosotros los mortales solo tenemos préstamos o locaciones, nadie es propietario de nada porque no puede llevarse nada cuando muere. Todo se lo dieron con vencimiento de vida.

Las más grandes obras artísticas que conocemos son propiedad de La Naturaleza.

Pero el hombre no fue ni es dueño de nada.  Por ej.  La fortuna de un corrupto no es suya, la robó. No le da tranquilidad ni oportunidad de disfrute.

Miguel Ángel no fue dueño del Moisés, el trozo de mármol de Carrara fue comprado por sus mecenas, y ellos  mostraron y ubicaron la escultura, pero no fueron propietarios, la grandeza de la imagen pasó por su importancia a ser patrimonio de la humanidad.

Beethoven no fue dueño de La Quinta o Novena Sinfonía, solo la creó para ofrecer a sus pares amantes de la música.

Leonardo Da Vinci, artista multifacético, obsequió el misterio y la belleza de La Gioconda. Su genio lo llevó a dedicar gran parte de su vida a inventar máquinas de todo tipo. Nada de lo que hizo fue de su propiedad, Su sueño fue crear.

"Nada es nuevo bajo el sol, y todo está escrito".

Incursionando en la propiedad intelectual debo decir que hace mucho tiempo que escribo, y que en algún momento gané un concurso literario de nivel nacional, entre otros. No soy un improvisado en la materia. Escribo sobre hechos reales y para algunos medios notas políticas.

Cuando incursiono en las redes lo hago para todos, y si en algún momento algo que escuché o leí motivó mi inspiración lo tomo y construyo desde sus bases, con mis palabras y conceptos, buscando el bien común del mensaje.

No copio a nadie, solo me motivo con lo que veo y creo.

Williams Shakespeare dijo: "Ama a todos, confía en pocos, no hagas daño a ninguno", y "Ser o no ser, esa es la cuestión". Esta última es la primera línea de un soliloquio de la obra Hamlet. Frase que ha sido motivo de muchos momentos de insomnio y creatividad en mi vida.

Pero esto no significa que yo copie a Shakespeare. Él me dio lugar para que lo hiciera. Por tanto no cometo plagio, como no lo cometen los que copian mis escritos en medios o redes, que me halagan, pues para eso los hago. No robo ni comercio con esto.

Es mi humilde aporte a la claridad que necesitamos en estos momentos de penumbra general.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS