lunes 23 de mayo de 2022

POR RICARDO MARRANCONE

No saber es mejor que creer que se sabe

Si fuimos grandes, alguna vez, fue por la excelencia de nuestra educación pública. Todos éramos iguales, pobres y ricos, y los guardapolvos blancos nos indicaban, sin necesidad de discursos, que teníamos los mismos derechos.

miércoles 07 de agosto de 2019
No saber es mejor que creer que se sabe

Crecimos de esa manera, sabiendo algo que hoy parece olvidado. Que un maestro era tan importante como un médico. Más todavía, porque al maestro lo necesitábamos todos los días, y al médico solo nos llevaban cuando teníamos fiebre.

Pero destruimos al maestro y a la educación.

“Alpargatas si, libros no”.

Nos pasó lo que nos pasó, y no nos damos cuenta de que la peor enfermedad, la de la ignorancia, nos persigue desde esa época.

Hoy se vive  seleccionando sólo unos pocos hechos e ideas y se desprecian u obvian todos los demás.

Se concentra uno en un poquito de conocimiento y se rechaza el resto.

Los datos, parciales, y las teorías paranoicas, empleadas sólo como arma contra los adversarios y no como genuino intento de encontrar una explicación coherente del problema, son los culpables de nuestra desinformación.

Es por eso que un poco de conocimiento es peor que la ignorancia,  al menos quien no sabe es consciente de ello y utiliza su sentido común, pero el que sabe poco y mal cree que sabe.

Hay que desechar todo aquello que nos inculcaron y que nos a perjudicado tantos años.

Nos espera una gran responsabilidad: La vida de la República, el futuro de Argentina. Pongamos la cabeza a pensar que es lo mejor. Y sin influencias ni nadie que nos vigile e indique votemos el domingo 11 lo que nos mande el corazón.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS