domingo 22 de mayo de 2022

FIN DEL RELATO

MILANI ES UN GENERAL KIRCHNERISTA

Por PEDRO VELAZQUEZ IBARRA

miércoles 22 de febrero de 2017
MILANI ES UN GENERAL KIRCHNERISTA

Opina el doctor Pedro Velazquez Ibarra, y considera que su detención en La Rioja por participar en delitos de lesa humanidad tiene una gran repercusión mediática debido a su vinculación política con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien dispuso su ascenso a teniente general a fin de que ocupara el cargo de Comandante en Jefe del Ejército, contando con la aprobación de la totalidad de los senadores justicialistas, incluso la formoseña Graciela de la Rosa, víctima del terrorismo de Estado, cuyo esposo fuera fusilado en la masacre de Margarita Belén por los represores. En relación a los hechos imputados, los mismos son conocidos desde hace muchos años, particularmente el caso del soldado Ledo en Tucumán, secuestrado y desaparecido bajo las ordenes de Milani, quién elaboró un acta fraguando la deserción  del joven de 20 años.

Estoy convencido de que el juzgamiento del jefe militar nada nuevo aportará para conocer la verdad histórica de los trágicos hechos en los cuales participó, o conoció fehacientemente, siendo integrante de los servicios de inteligencia del Ejército, bajo cuyo control operacional se encontraban subordinados la totalidad de los efectivos de las FF.AA., organismos de seguridad y policiales nacionales y provinciales del país, a partir de la orden reservada 404/75, conocida en la jerga como “La Peugeot”, firmada por el Gral. Videla con fecha 6 de Octubre del año 1975, el día siguiente al copamiento del RIM 29 en Formosa por la organización Montoneros, extendiendo la represión ilegal a todo el territorio nacional,  en un plan integral que fue ejecutado despiadadamente.

            La “novedad” sobre los motivos de la detención de Milani sirve para corroborar estruendosamente la cínica defensa y apropiación de los derechos humanos por el kirchnerismo con fines de utilización política, sin límite jurídico ni moral alguno, al extremo de hacer que la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, participe de la defensa del represor, uniéndolos a ambos en casos de corrupción, al igual que la de Abuelas, Estela de Carlotto.

            A su vez, los jueces y fiscales federales desnudan impúdicamente su absoluta dependencia del poder político de turno, cambiando sus decisiones con todo cambio de gobierno, contando con los mismos elementos incriminantes en las causas. Los formoseños conocemos y padecemos esta situación de inescrupulosa promiscuidad institucional desde siempre, pues al ser Formosa la única provincia donde ni el gobierno nacional ni el provincial aceptaron intervenir como parte querellante en las causas por delitos de lesa humanidad, habilitaron la actuación de jueces, jueces subrogantes, conjueces y fiscales corruptos que levantaron obstáculos procesales insuperables para impedir la reconstrucción de la tragedia histórica, garantizando impunidad selectiva a los genocidas y sus cómplices civiles, varios de los cuales aún continúan inficionando los tres poderes del Estado provincial.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS