Cristina y Moyano, una ayuda impensada para el Gobierno
Politica

Cristina y Moyano, una ayuda impensada para el Gobierno

En los últimos 15 días entraron en escena dos dirigentes que modulan, con distinto énfasis, la misma impugnación contra Mauricio Macri.

En los últimos 15 días entraron en escena dos dirigentes que modulan, con distinto énfasis, la misma impugnación contra Mauricio Macri. Cristina Kirchner y Hugo Moyano hablan en nombre de la población más vulnerable. El momento es oportuno. La economía está impactada por dos medidas transitorias, pero antipáticas: la devaluación y el aumento de tarifas. Sobre ese telón de fondo, la ex presidenta y Moyano intentan adueñarse de la bandera de la justicia social.

Pero la intervención de estos dos dirigentes entraña una llamativa paradoja. Moyano y la señora de Kirchner bloquean, por su estilo y su ubicación en el tablero, la formación de un frente organizado. Macri estaba expuesto a una amenaza delicada: al cabo de los próximos cuatro meses, tendría frente a sí a un PJ desintoxicado, y a un movimiento obrero unido. Es decir, la distribución de poder efectivo, duro, comenzaría a jugarle en contra. La ex presidenta y el camionero se encargaron de desbaratar ese proceso. El peronismo seguirá desarticulado. Y el incipiente camino hacia la unidad sindical quedó detenido.

El egocéntrico Moyano consiguió lo que anhelaba: ser la referencia principal de una manifestación masiva. Pero pagó un costo institucional extraordinario. Atrapado en la intransigencia de las dos CTA, la de Pablo Micheli y la de Hugo Yasky, comenzó a ser abandonado por el resto del sindicalismo. El pionero de ese éxodo fue Luis Barrionuevo, en cuyo sindicato Macri homenajeó ayer a los trabajadores. Lo siguieron Gerónimo Venegas (rurales), Armando Cavalieri (Comercio) y Carlos Acuña (estaciones de servicio). Sólo dos gremialistas tradicionales escoltaron al camionero en el palco: el metalúrgico Antonio Caló, de la CGT oficial, y el "Centauro" Andrés Rodríguez, de UPCN, que debe simular cierta agresividad para que ATE no robe su clientela.

Uno de los problemas de Moyano es que muchos de sus colegas se entusiasman con el parque de atracciones al que los invita Macri. La Uocra de Gerardo Martínez está afectada por la paralización de la obra pública. Pero Rogelio Frigerio la incluyó en el plan de infraestructura. Barrionuevo acaba de pactar con Gustavo Santos, el ministro de Turismo, y Fernando De Andreis, secretario de la Presidencia, un programa para reactivar la hotelería. Pero el más agradecido es Lingeri, "Mr. Cloro": puso a uno de sus médicos, Luis Scervino, al frente de la Superintendencia de Salud, que él mismo manejó con Carlos Menem. "Cloro" revive sus dorados 90: detrás del ministro de Salud, Jorge Lemus, mueve los hilos Alberto Mazza, que ocupó esa cartera con el riojano.

Al menoscabar a Moyano, Macri se vuelve más simpático para los demás sindicalistas. Ellos no quieren fortalecer al camionero para repetir la burlona experiencia kirchnerista: el voraz Moyano se quedaba con lo que recibía en nombre de todos.

Entre el gremialismo y Macri también hay miedo. Hoy los dirigentes prestan atención a cuatro peripecias policiales. Primera: la intervención en el sindicato marítimo del "Caballo" Omar Suárez, donde entre mil desaguisados aparecen autos a nombre de diputados kirchneristas. Suárez amenaza con atenuar el escándalo denunciando los sueldos que habría asignado a sus delegados el juez Canicoba Corral. "Caballo" descubrió la austeridad. Segunda: la causa por lavado de dinero contra los dirigentes de la UOM, por la tormentosa sucesión del asegurador Julio Raele, a quien los metalúrgicos evocan como "Lázaro". Tercera: la incautación por parte de María Servini de Cubría de dos millones de dólares en una fundación de Sergio Marchi, el titular de futbolistas agremiados, involucrado en los negocios del kirchnerismo con la AFA. Cuarta: el desfalco, durante la gestión de Daniel Scioli, en IOMA, donde el docente Roberto Baradel era director. El Presidente, que hunde sus raíces en Calabria, alarmó a los gremialistas en su última reunión. Con la mejor cara de póquer -su pasatiempo favorito-, reflexionó: "Este mani pulite que se ha lanzado es peligroso; como nadie lo controla, puede afectar a cualquiera...". Duda gremial: el proyecto de Elisa Carrió para extender a los sindicalistas la figura del enriquecimiento ilícito, ¿tiene una venia de Macri?

A estos factores de dispersión Moyano agregó un error político: contaminó la operación sindical con la interna peronista. A instancias de "Centauro" y de Caló, incorporó al rebaño disperso de Cristina Kirchner, encabezado por Scioli. Para Barrionuevo y Venegas fue la excusa para dejar el barco. Antikirchneristas furiosos, ellos se atribuyen parte del triunfo de Macri sobre Scioli. Les resultaría una pesadilla marchar junto al candidato derrotado, a Aníbal Fernández o a enviados de D'Elía. "Lo único que faltaba es que nos traigan a Boudou", se burló Barrionuevo.

El afán de protagonismo impidió a Moyano entender un fenómeno central: con su jefa visitando Tribunales, muchos kirchneristas buscan una fuente de legitimidad alternativa, aunque sea defectuosa. Sobre todo para atemorizar a los jueces federales. El camionero el viernes les proporcionó una. Otros, más audaces, como Emilio Pérsico, del Movimiento Evita, o la procuradora Alejandra Gils Carbó, se guarecen bajo la sotana inmaculada de Francisco.

La disidencia sindical no está moldeada sólo en el pasado. También trabaja el futuro. El alejamiento de Barrionuevo de Moyano fue una apuesta: como en 1989, con Menem, el gastronómico se propone ofrecer al oficialismo una plataforma sindical. Aunque ayer, aprovechando una fuerte gripe, no se haya fotografiado con el Presidente. En la base de la divergencia está el conflicto entre dos hipótesis sobre lo que vendrá. También aquí se repite el 89: Barrionuevo, con el padre del ministro Triaca, lideraba a quienes suponían que el ajuste de Menem sería exitoso. Frente a ellos, Saúl Ubaldini, que no manejaba los camiones de Moyano pero también era sostenido por la UOM, profetizaba una catástrofe.

Esta distinción se extiende a toda la política. Durante las reuniones que mantuvo en Buenos Aires, Cristina Kirchner pronosticó el derrumbe del Gobierno. "Está todo a la vista: los despidos, la inflación, el tarifazo. Esto no se sostiene", repitió. Esa prédica es insuficiente para reconstruir un liderazgo. La ex presidenta demostró que no había revisado ninguna de las causas de la derrota. Su explicación alarmó a sus interlocutores: "No me culpen a mí. Puse como candidato a Scioli porque me lo pidieron ustedes. Y el otro, Randazzo, no sé..., parece que se enojó".

La señora de Kirchner agrega a esto sus problemas judiciales. Es probable que esta semana Claudio Bonadio la procese por las operaciones con futuros. Y la causa Báez tiende a complicarse. Más allá de las afinidades con el juez Sebastián Casanello, los estrategas de la ex presidenta confían en María Laura Roteta, la fiscal que reemplazó a Carlos Gonella en la procuración sobre lavado de activos. El objetivo es cerrar el expediente como un caso de lavado de dinero cuyo máximo culpable sería Báez. Incógnita elemental: ¿convencieron a Báez de que acepte? Hay un escenario en cual el presunto testaferro se resiste a inmolarse por Cristina Kirchner y arrastra a ella y a Julio De Vido a cambio de recobrar la libertad.

Desde este laberinto judicial es imposible liderar el peronismo. Igual que es difícil que Moyano consiga la unidad sindical, programada para agosto. Pero esas dificultades pertenecen al campo del poder organizativo, institucional, fáctico. No deberían ocultar que, a pesar de ellas, la señora de Kirchner y el camionero plantean una tensión discursiva que condiciona a los demás actores.

El más inmediato es el Gobierno. Buena parte del gabinete pretende saldar la discusión principal: si Federico Sturzenegger bajará la tasa de interés. ¿Comenzará mañana, con la licitación de las Lebacs? El desafío opositor activa además en el seno de Cambiemos un debate sobre la necesidad de explicar con mayor sistematicidad la estrategia económica. Cristina Kirchner y Moyano se benefician de esa deficiencia discursiva, mientras aseguran a Macri una ventaja inapreciable: que el peronismo, político y sindical, siga dividido.

Tags:
Qué te produce esta nota?
  • Me gusta
    100%
    3 votos
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me da igual
    0%
    0 votos
Compartir:
Dejar un comentario
Utilizando Facebook
Utilizando Opinión Ciudadana

1 comentario

  • Luisa escribió el 28 de Junio del 2016
    Un ejercicio republicano para conocer todas las opiniones cuando la tendencia a la intolerancia (estúpidamente llamada “grieta”) divide las aguas de las ideas. Para dejar de ser una hojita al viento y que nos impongan una opinión, empecemos por ver tapas de diarios de todo el país, a diario. Ese es el ejercicio. Está en ensamble19.com.ar/argentina.php
NARCO ESTADO: En los últimos días realicé diversas declaraciones políticas en mi carácter de senador nacional de la provincia de Formosa a raíz del hallazgo por parte de Gendarmería Nacional de 2.500 kilos de marihuana en la localidad de Laguna Naineck.
Raúl Alfonsín en el año 1999 caracterizó la situación institucional de Formosa como una “democracia a la paraguaya” por obra del gobernador Gildo Insfrán, en obvia asimilación al régimen despótico que el dictador Alfredo Stroessner impusó en el Paraguay..
El ya complicado y sucio espectro radioeléctrico de la ciudad de Formosa sumará en estos días una nueva emisora de frecuencia modulada que se construye bajo la supervisión personal del jefe de Gabinete del gobernador Gildo Insfrán y que emitirá en...