miércoles 28 de septiembre de 2022

Primera División

El Superclásico terminó sin goles y los dos quedaron con razones para lamentarse

Empataron 0-0 en la Bombonera. Boca jugó con diez casi todo el partido por la roja a Pablo Pérez. Se lesionaron Gago y Casco.

domingo 24 de abril de 2016
El Superclásico terminó sin goles y los dos quedaron con razones para lamentarse

Se pasaron con el vértigo y se olvidaron de los goles en el Superclásico. En la Bombonera, Boca y River empataron 0-0, resultado que no deja conforme a ninguno de los dos. El equipo de Guillermo Barros Schelotto jugó con uno menos desde los 12 minutos del primer tiempo por una infantil expulsión de Pablo Pérez.

Al igual que el campo de juego, el partido se embarró muy rápido. A los 10 minutos, el colombiano Eder Alvarez Balanta fue a buscar un centro tras una pelota parada y de manera imprudente chocó a Agustín Orion, que ya se quedaba con el control de la jugada. El arquero cayó al piso y Pérez, desubicado, le dio una patada al defensor de River, situación que no dejó pasar al árbitro Darío Herrera. Boca se quedó muy rápido con diez hombres.

Iba a ser River el que tendría la más clara de las chances en el primer tiempo. A los 39, Andrés D'Alessandro, el dueño de la pelota en esa etapa, sacó un zurdazo impresionante en un tiro libre y Orion le tapó el gol, cuando su remate se metía en un ángulo.

Un rato después, otra mala noticia para Boca. Fernando Gago cayó mal al intentar defender una ataque de Alario y debió ser reemplazado con el tobillo inflamado. César Meli ingresó en su lugar.

Otra vez con más vértigo que ideas, River salió a ganar en el segundo tiempo. Intentó con centros, especialmente desde la izquierda, pero no encontró la manera. Y debió buscar con otro mecanismo. D'Alessandro tomó la pelota y probó más de una vez desde lejos. En todas respondió el arquero, sin inconvenientes.

Boca, sin evidenciar un hombre de menos, siguió corriendo tanto o más que River. Pero se olvidó de la pelota. Carlos Tevez quedó muy solo arriba y desconectado con Nicolás Lodeiro. De hecho, la única vez que lograron conectarse, a los 38 minutos, llegó la más peligrosa del segundo tiempo: un remate de Carlitos, que Barovero mandó al corner. A todo esto, el Millonario se quedó sin Milton Casco, lesionado.

Sobre el final, casi todo fue de River. Buscó, otra vez con centros para el uruguayo Iván Alonso, que ya había reemplazado a Alario, pero el delantero no llegó a conectar ninguno de ellos. Como en el Superclásico anterior, el partido se fue sin goles ni emociones.

 

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS