domingo 22 de mayo de 2022

SEXO, CARNAVAL, DESPILFARRO Y ADICCIONES

El meteórico ascenso de Rolando López a Jefe de Fiscales del STJ

Definitivamente no fue Magia, Milagro, idoneidad, trayectoria y mucho menos méritos propios

sábado 20 de febrero de 2016
El meteórico ascenso de Rolando López a Jefe de Fiscales del STJ

Sergio Rolando López, el polémico ex juez de Las Lomitas, que por ser amigo de los Basualdo y Papacito Cabrera, llegó al cargo de Procurador General del Superior Tribunal de Justicia de la provincia, no sólo goza del respaldo y la estrecha amistad de la influyente Vanina Basualdo y del joven Juan Manuel Aranda, sobrino del eterno diputado Armando Felipe “Papacito” Cabrera, sino que a través de todos ellos disfruta del máximo respaldo provincial.

Además de sus muy seguidos viajes a Buenos Aires comparten gustos, vicios, negocios y muchos secretos del poder.

El intendente de Las Lomitas Atilio Basualdo, acusado -por su propia esposa- de intentar asesinarla, es el papá de la pujante Vanina, y para ella en sociedad con el sobrino de Papacito Cabrera, el joven de 33 años de edad, Juan Manuel Aranda, compraron un campo de unas 800 hectáreas ubicado sobre la Ruta Nacional 81, cerca de Estanislao del Campo.

El campo pertenecía a un criollo de apellido Sánchez, a quien –según la Revista 1879-Basualdo y Aranda se lo sacaron por monedas, ayudados por el “apriete” de organismos del estado, que le exigieron a Sánchez el pago de una enorme suma de impuestos atrasados que supuestamente el viejo productor debía a la Provincia.

El predio está casualmente próximo al campo del ex concejal justicialista Héctor Hugo Palma, alias “Palmita”, mano derecha de Papacito Cabrera, donde se encontraron 701 kilogramos de cocaína.

Atilio le regaló su parte del campo a Vanina, pero ella nunca va por ahí. Su amigo Juan Manuel Aranda tampoco. Los que sí van seguido son Basualdo padre y el diputado Armando Felipe Cabrera.

Pobladores de la zona aseguraron a 1879, que ingresaron máquinas de la Dirección de Vialidad para arreglar el camino de acceso del campo.

Juan Manuel Aranda es muy amigo de Vanina Basualdo, ya que no solamente tienen negocios en común, sino también un gran “compinchismo”, al punto que ambos jóvenes viven en el mismo lujoso edificio en pleno centro de la ciudad de Formosa, donde sin mayores esfuerzos compraron un departamento cada uno.

En el 3er piso departamento “E” vive Vanina y en el 2º piso departamento “D” está Juan Manuel.

Vecinos de General Belgrano señalan que Juan Manuel Aranda también compró otro campo, en jurisdicción de aquella localidad, cerca de otra propiedad de su padre, Hugo Aranda, ex diputado del Partido Justicialista, que está situada sobre el límite con Paraguay, que en esa zona es frontera seca y permeable al contrabando y al narcotráfico.

Vanina y Juan Manuel tienen otras actividades en común. Con frecuencia se van a pasar fines de semana largos a Buenos Aires, tomando juntos el avión los jueves. Allá se encuentran con Sergio Rolando López y otras personas, con quienes disfrutan de lugares top frecuentados por gente de altísimo poder adquisitivo.

La amistad del Procurador López y Juan Manuel Aranda viene de Las Lomitas, de cuando López era juez en esa localidad. Gente que los conoce bien dicen que primero López era amigo del Oficial Augusto Romero –que después se descubrió que era cómplice de narcotraficantes-, a quien le ayudó a comprar un vistoso automóvil Toyota Célica color negro con el que paseaba con Romero. También le pidió a Atilio Basualdo que le preste una casa a Romero, donde se celebraban ruidosas fiestas nocturnas.

Luego apareció Juan Manuel y el juez se alejó del policía Romero. Cuando López asumió el cargo de Procurador del Superior Tribunal, cambiaron sus lugares de diversión; atrás quedaron los paseos por Las Lomitas y se acostumbró a viajar con su amigo a Buenos Aires, en compañía de Vanina Basualdo, que recordemos ni bien egresada de la facultad, se convirtió en su secretaria privada en el Superior Tribunal.

Por supuesto que este tren de vida es costoso; pero Vanina y Juan Manuel, además de los campos, tienen otros jugosos ingresos.

Por ejemplo, por cortesía del IAS los Basualdo tienen sala de juego tipo casino en Las Lomitas, que regentea la madre de Vanina, Teresa Elizabeth Melniezuk, que también maneja toda la quiniela de la zona a través de su Agencia Nº 126.

Teresa Elizabeth Melniezuk de Basualdo, luego de denunciar públicamente que Atilio Basualdo intentó asesinarla de varias puñaladas, por lo que debió ser intervenida quirúrgicamente, reconoció haber pagado 500 mil pesos al IAS por la campaña política de su distanciado marido.

Tere Melniezuk también reconoció en Facebook que tiene el monopolio de los negocios de provisión de comidas con todas las empresas constructoras y de pavimentación de la zona, y llegó a exigirle a su marido Intendente y al Secretario Comunal –a quien acusó de corrupto-que le compraran combustible de su Estación de Servicios para proveerle a la municipalidad.

Por su parte Juan Manuel, junto con su hermano don Hugo Leocadio Aranda –ambos hijos de Marika Cabrera, hermana de “Papacito”, son socios en VARCA S.A., la empresa funeraria que le factura fortunas al I.A.S.E.P. por los servicios fúnebres de los empleados públicos y jubilados de la Caja de Previsión Social de la provincia.

Varca S.A. se hace cargo de los velatorios y sepelios de los afiliados del I.A.S.E.P. en una amplia zona del centro de la provincia; no solamente en Ibarreta, también en Comandante Fontana, Pirané, Palo Santo, Belgrano y General Güemes.

Como se ve, los hijos y amantes del poder la pasan muy bien por estos lares. Del costo de la fiesta –como siempre- se hace cargo los habitantes de Formosa, la hermosa.

 

 

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS