23/11/2021
Alperovich se prepara para enfrentar sin fueros la causa por abuso sexual
Politica

Alperovich se prepara para enfrentar sin fueros la causa por abuso sexual

A casi dos años de haber sido denunciado por abuso sexual, el senador José Alperovich está lejos de la vida política. Lo reconoce su defensa que señala que le dedica una parte importante de su tiempo al análisis del expediente desde su residencia en la localidad de Yerba Buena, lindante a San Miguel del Tucumán. Y también a los negocios. Con inversiones en bienes raíces, acciones y participaciones en sociedades, es el legislador más rico del Congreso con un patrimonio superior a los $2.100.000.

Mientras transita los últimos días de su licencia, que solicitó por última vez en junio, se refugia en su ciclo más íntimo y mantiene contacto con ciertas personas que formaron parte de su espacio. Pero nadie del “alperovichismo” habla -en su nombre o por él- ante la devastadora denuncia por violación que le realizó su sobrina segunda en 2019.

Después de recuperarse de una internación en terapia intensiva, reapareció fugazmente ante la atención mediática para concurrir a votar el 14 de noviembre. “Cumplí con mi derecho y mi deber, la democracia es un pilar que sostiene y construye nuestro país. Que sea una gran jornada para todos”, escribió en Twitter.

Quien ganó las elecciones como gobernador en 2003, 2007 y 2011 con 42,71%, 75,61% y 69,89% de los votos, respectivamente, empezó a caer tras la denuncia. Fue ese mismo año cuando hizo su último intento de recuperar el poder provincial. Enfrentó a su sucesor, Juan Manzur, pero consiguió el 11,10% de los sufragios en las elecciones de junio de aquel año con el frente “Hacemos Tucumán”.

Hoy su hija, Sara Alperovich, es la única dirigente que defiende ese sello en la Legislatura provincial mediante un bloque unipersonal. Y una de las pocas que defiende su figura en las redes sociales.

La grave presentación en su contra hecha por su sobrina y colaboradora le provocó un duro golpe a su trayectoria, que lo obligó a solicitar desde el 25 de noviembre de 2019 cinco pedidos de licencia sin goce de haberes, el último coincidente con la finalización de su mandato en la cámara alta el próximo 9 de diciembre.

”Alperovich está alejado completamente de la política, dedicado a su familia y a su trabajo, a full con sus empresas. Y muy encima de la causa”, señaló su abogado defensor, Mariano Cúneo Libarona a LA NACION.

El letrado precisó que habla semanalmente con el exgobernador y afirmó que el desarrollo de la pandemia interrumpió sus viajes asiduos a Buenos Aires para conversar sobre la estrategia legal.

Este medio intentó contactar al exgobernador pero su vocero remarcó que “no habla con la prensa”. Está alejado de la política sí, pero conserva el poder. El peronismo, incluido el kirchnerismo y la vicepresidenta Cristina Kirchner, no le soltó la mano. Le dieron licencia, pero no lo expulsaron de la Cámara.

La causa

“Estoy aquí contra la opresión del silencio y por la necesidad de recuperar mi vida, de sanar llamando a las cosas como son, sin suavizarlas ni teñirlas, poniéndole al monstruo nombre y apellido. Cuando no le ponés nombre, no existe”, escribió la denunciante, de 31 años, en una carta publicada el viernes 22 de noviembre a través del colectivo No nos callamos más.

Y profundizó: “El mío se llama José Jorge Alperovich, mi tío segundo y jefe, por quién fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor”.

Después de insistir para que la investigación se realizara en Tucumán, la Corte Suprema de Justicia resolvió en mayo de este año en contra de la defensa de Alperovich y determinó que el expediente se tramite en la Ciudad de Buenos Aires. La causa se tramita en el Juzgado Criminal y Correccional N° 35, que es subrogado por el juez Osvaldo Daniel Rappa.

“Nosotros luchamos contra el sistema, contra prejuicios, organizaciones, y opiniones desinformadas”, afirmó Cúneo Libarona ante la consulta de este medio. El letrado especificó que varios testigos respaldaron la posición del exgobernador.

”Los testigos que nombró la víctima y los que aportó la defensa pudieron nutrir al expediente con más de 40 declaraciones. Y no hay ninguno que respalde la denuncia”, señaló y apuntó contra los hechos enunciados. “Se probó que no ocurrieron en los lugares y en las fechas que ella dice, según el informe sobre los teléfonos de Alperovich y de ella, que marcan que estaban en lugares distintos”, añadió.

La causa se encuentra en el medio de una disputa entre la defensa y los fiscales Santiago Vismara, a cargo interinamente de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°10, y Mariela Labozzetta, que está al frente de Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM).

Los abogados del senador solicitaron una serie de pericias que son rechazadas por la Fiscalía por entender que se trata de medidas “revictimizantes”, según señalaron fuentes judiciales a LA NACION. Los fiscales consideran que el pedido de exámenes psiquiátricos y de una Junta Médica buscan “poner en duda” la palabra de la víctima.

Para Vismara y Labozzeta la realización de estudios que, advierten, ya se hicieron en instancias anteriores, no tienen “perspectiva de género”. Desde la Fiscalía indicaron que la prueba reunida hasta el momento (con inspecciones oculares incluidas) es suficiente.

Cuando la causa aún no tenía una competencia clara, Vismara y Labozzeta habían solicitado la indagatoria de Alperovich al Juzgado. Fue en diciembre del 2020. Entonces expresaron que el informe pericial psicológico, las constancias médicas, y las comunicaciones mantenidas entre la víctima y el acusado otorgaron “fuerza probatoria” a los dichos denunciados.

El peronismo

La prensa tucumana reflejó en marzo que el legislador provincial Julio Silman, exintendente del municipio Alderetes, dejó el bloque que compartía con Sara Alperovich “Hacemos Tucumán” para pasar a las filas del manzurismo.

La acción graficó el nuevo escenario del poder en la provincia, dominado por el gobernador en uso de licencia y ahora jefe de gabinete de la Nación, Juan Manzur, y de su vicegobernador, ahora a cargo del Poder Ejecutivo de la provincia, Osvaldo Jaldo.

Sara Alperovich mantuvo la autonomía con la que había llegado a la Legislatura en las elecciones provinciales de 2019. Cuando juró, entre otros puntos, dijo que se comprometía a “levantar la bandera de los derechos y la igualdad de las mujeres”. Mantiene puentes en la actualidad con Jaldo con quien se fotografió para buscar respaldo a su proyecto de paridad de género en el sistema electoral.

La legisladora declinó hacer comentarios ante el contacto de LA NACION. No obstante, en las redes sociales ha realizado en distintas oportunidades una defensa del exjefe de Estado provincial. También ha retratado postales familiares.

En diciembre Alperovich cumplirá su mandato como senador y ya no tendrá fueros. Para su abogado, no cambiará nada. “La estrategia es la prueba y sobre esa base vamos trabajar siempre”, consignó Cúneo Libarona.

La marginación de Alperovich, el ascenso de Manzur y el liderazgo de Jaldo caracterizan la Tucumán del último tiempo, y en particular al peronismo, convertido desde hace años en un poder casi hegemónico dentro de los bordes territoriales.

Si bien el “alperovichismo” entró en una fase de decadencia, la denuncia contra el senador no la desencadenó y, en todo caso, agudizó su ocaso. En el peronismo lo entienden como una fase de organización según la detentación del poder. Los alperovichistas de ayer, son los manzuristas o los seguidores de Jaldo hoy.

Desde la dirigencia radical, que ha pugnado por años contra el peronismo, se resumió de esta forma la circunstancia actual ante LA NACION: “Mantienen el poder, mientras manejan la caja, el poder, el dinero y los nombramientos en el Estado. Cuando dejan de manejarse estructuras, electoralmente no significan nada”.

Tags:
Qué te produce esta nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me da igual
    %
    0 votos
Compartir:
Dejar un comentario
Utilizando Facebook
Utilizando Opinión Ciudadana

Esta noticia aún no tiene comentarios

NARCO ESTADO: En los últimos días realicé diversas declaraciones políticas en mi carácter de senador nacional de la provincia de Formosa a raíz del hallazgo por parte de Gendarmería Nacional de 2.500 kilos de marihuana en la localidad de Laguna Naineck.
Raúl Alfonsín en el año 1999 caracterizó la situación institucional de Formosa como una “democracia a la paraguaya” por obra del gobernador Gildo Insfrán, en obvia asimilación al régimen despótico que el dictador Alfredo Stroessner impusó en el Paraguay..
El ya complicado y sucio espectro radioeléctrico de la ciudad de Formosa sumará en estos días una nueva emisora de frecuencia modulada que se construye bajo la supervisión personal del jefe de Gabinete del gobernador Gildo Insfrán y que emitirá en...