Explosión en Beirut: al menos 100 muertos y 4000 heridos
Politica

Explosión en Beirut: al menos 100 muertos y 4000 heridos

Dos explosiones devastaron ayer la capital libanesa, Beirut, lo que provocó más de 100 muertes y 4000 heridos en los alrededores de la zona portuaria, mientras la ciudad entera se sacudía y el cielo se ennegrecía con una columna de humo que evocó entre las autoridades y la población imágenes de Hiroshima.

Más de 100 personas murieron y más de 4000 resultaron heridas en las dos enormes explosiones ocurridas en el puerto de Beirut, que devastaron barrios enteros de la ciudad, según un nuevo balance comunicado este miércoles por la Cruz Roja libanesa.

"Hasta ahora, más de 4000 personas han resultado heridas y más de 100 han perdido la vida. Nuestros equipos todavía están llevando a cabo operaciones de búsqueda y rescate en las áreas circundantes", dijo el comunicado de la Cruz Roja.

El ministro de Sanidad, Hamad Hasán, confirmó el balance de víctimas, mientras que la Cruz Roja publicó una alerta para pedir donaciones urgentes de sangre para atender a los heridos.

Por su parte, el primer ministro libanés, Hasán Diab, decretó el miércoles como jornada de luto nacional en homenaje a las víctimas de las explosiones y pidió ayuda internacional ante lo que ha descrito como "una catástrofe". Diab destacó además que los responsables de lo sucedido "pagarán el precio", sin dar detalles sobre las posibles causas de las explosiones. "Es una promesa a los mártires y a los heridos", señaló según la agencia libanesa de noticias, NNA.

En el epicentro de la explosión, cuya onda de choque se sintió hasta en la isla de Chipre, a más de 200 kilómetros de distancia, el panorama sigue siendo apocalíptico: los contenedores parecen latas de conserva retorcidas, los autos están calcinados, el suelo está repleto de papeles que salieron disparados de las oficinas cercanas.

La explosión

El incidente fue impactante incluso para una ciudad que, tras ser la perla del Mediterráneo oriental, con una admirable pujanza comercial y una legendaria tradición cultural, fue golpeada ferozmente por la guerra civil, ataques suicidas e incluso un bombardeo.

La explosión más poderosa que se registra en Beirut en años sacudió el suelo e hizo pensar a los residentes que se había producido un terremoto. Aturdidos y llorando, algunos heridos buscaban por las calles a sus familiares.

El primer ministro señaló que el estallido se dio en un almacén del puerto donde había depositadas 2750 toneladas de nitrato de amonio, un compuesto químico utilizado en la fabricación de explosivos.Según fuentes de seguridad, se trataba de material confiscado años atrás al grupo armado Hezbollah.

El gobernador de Beirut, Marwan Abboud, describió al escenario posterior a la explosión como "un desastre nacional parecido a Hiroshima", en referencia a la ciudad japonesa atacada por Estados Unidos con una bomba nuclear a finales de la Segunda Guerra Mundial.

"Es una catástrofe en todos los sentidos", dijo por su parte el ministro de Salud, Hamad Hassan, desde un hospital de la ciudad. "Los hospitales de la capital están todos llenos de heridos", subrayó, y pidió que se trasladaran a otros heridos a los sanatorios de las afueras.

La zona del puerto fue acordonada por las fuerzas de seguridad, que solo dejaron pasar al personal de defensa civil, ambulancias y bomberos. La televisión mostró repetidas imágenes de gente atrapada entre los escombros, algunas cubiertas enteramente de sangre. Las llamas alcanzaron también un barco de los Cascos Azules de la ONU anclado en las inmediaciones de los estallidos.

La actualidad política

Las explosiones se dan en un contexto de inestable actualidad en el Líbano. El país vive la peor crisis económica en décadas, marcada por una depreciación de la moneda sin precedentes, hiperinflación y despidos masivos que alimentan desde hace varios meses el descontento social, escenario que se agravó con la pandemia.

Al mismo tiempo crecen las tensiones entre el Hezbollah e Israel, en la frontera sur. Un funcionario del gobierno israelí dijo bajo anonimato que su país"no tuvo nada que ver" con la explosión.

El incidente sucede cuando el Tribunal Especial para Líbano, con sede en Holanda, se dispone a anunciar el viernes próximo el veredicto tras el juicio a cuatro presuntos miembros del Hezbollah, acusados por el asesinato hace 15 años del primer ministro Rafic Hariri.

El 14 de febrero de 2005, un atentado provocado por una camioneta atestada de explosivos estalló contra el convoy de Hariri y causó la muerte de 21 personas y dejó más de 200 heridos, un crimen político que volvió a desnudar la fragilidad del país.

El rápido deterioro de los últimos meses amenaza con provocar un caos generalizado en una nación que fue modelo de diversidad y un ejemplo en Medio Oriente.

 

 

Tags:
Qué te produce esta nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me da igual
    %
    0 votos
Compartir:
Dejar un comentario
Utilizando Facebook
Utilizando Opinión Ciudadana

Esta noticia aún no tiene comentarios

NARCO ESTADO: En los últimos días realicé diversas declaraciones políticas en mi carácter de senador nacional de la provincia de Formosa a raíz del hallazgo por parte de Gendarmería Nacional de 2.500 kilos de marihuana en la localidad de Laguna Naineck.
Raúl Alfonsín en el año 1999 caracterizó la situación institucional de Formosa como una “democracia a la paraguaya” por obra del gobernador Gildo Insfrán, en obvia asimilación al régimen despótico que el dictador Alfredo Stroessner impusó en el Paraguay..
El ya complicado y sucio espectro radioeléctrico de la ciudad de Formosa sumará en estos días una nueva emisora de frecuencia modulada que se construye bajo la supervisión personal del jefe de Gabinete del gobernador Gildo Insfrán y que emitirá en...