11/07/2019
Falleció Joel Filártiga, considerado como la piedra en el zapato del dictador Alfredo Stroessner
Politica

Falleció Joel Filártiga, considerado como la piedra en el zapato del dictador Alfredo Stroessner

El doctor Joel Holden Filártiga Ferreira, falleció el pasado 4 de julio, a sus 86 años, tras estar varias semanas internado. Los primeros informes no detallan la causa de su muerte pero se sabe que estaba internado en el hospital central del IPS.

Filártiga, fue un férreo opositor al régimen dictatorial de Alfredo Stroessner, por lo que fue considerado como una piedra en el zapato del dictador.

Su vida fue una inspiración en 1990, año en que se realizó una película basada en él. El célebre actor Anthony Hopkins interpretó el papel del médico en la película “Un hombre en guerra”, que relataba la historia del asesinato de su hijo.

El médico denunció, durante toda su vida, que su hijo Joelito fue asesinado por la dictadura stronista en el año 1976, por lo que fue perseguido por el dictador.

También se desempeñó como pintor pero se destacó por su lucha contra el régimen de Stroessner y principalmente por su labor humanitaria ofreciendo atención sanitaria a campesinos pobres e indígenas en la clínica que abrió en 1959 en la localidad de Ybycuí, en el departamento de Paraguarí.

A finales del año pasado, fue distinguido por la Cámara de Senadores, con una placa que en nombre de los legisladores reconoce "su inquebrantable lucha por la salud, la libertad y la justicia".

Joel Holden Filártiga Ferreira nació en la ciudad de Ybytymí, Departamento de Paraguarí, estudió Medicina en la Universidad Nacional de Asunción y en la Escuela de Medicina Albert Einstein de Nueva York.

 

VICTORIA JUDICIAL SIN PRECEDENTES EN EE UU

Agotados los corruptos recursos judiciales nacionales de entonces, y sabiendo que el principal responsable, Américo Peña, se había escapado a Nueva York, Dolly y Joel viajaron a Estados Unidos en 1978. Dolly pidió asilo político, y denunció a Peña ante las autoridades aprovechando que él estaba en situación irregular. Cuando lo llevaban a la corte para deportarlo, Dolly lo denunció por la tortura y asesinato de su hermano, pidiendo en compensación una indemnización de unos 10 millones de dólares.

En 1980, un juzgado neoyorquino le dio la razón a la familia Filártiga y sentó un precedente judicial en Estados Unidos y para la legislación universal: cortes estadounidenses castigaban a un ciudadano no estadounidense por un crimen de torturas cometido fuera de Estados Unidos, pero que violaba el derecho internacional que el país norteamericano suscribe, y ordenaban a otro Estado a indemnizar a las víctimas.

“En EE UU me persiguieron mucho cuando se enteraron de que buscábamos Justicia. Yo tuve que mudarme 29 veces en cuatro años. Atentaron varias veces contra mi vida, tengo muchas cicatrices en la cara. Me mandaron 52 pyragüe (delatores, en guaraní) y algunos malos periodistas, pero tenía que sobrevivir”, contó Dolly.

Consiguieron justicia pero no reparación, pues todavía no han recibido la indemnización. Los Filártiga continuaron investigando los crímenes de la dictadura y fueron determinantes en la formación de la Comisión de Verdad y Justicia que documentó con más de dos mil testimonios entre 2004 y 2008 las violaciones de derechos humanos como detenciones ilegales, torturas, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones, exilios forzados y otras sufridas, según sus cálculos, por el 80 por ciento de la población paraguaya durante la dictadura.

“La muerte del doctor Filártiga es una gran perdida. Los más jóvenes tenemos la obligación ética de seguir luchando”, dice a EL PAÍS Rogelio Goiburú, director de Memoria Histórica y Reparación del Ministerio de Justicia de Paraguay, una institución que sobrevive a varios gobiernos, pero sin recursos económicos, ni humanos ni materiales: Apenas una lúgubre y pequeñísima oficina sirve para albergar el trabajo de este equipo en Asunción.

“Joelito era un estudiante brillante, un pujante luchador progresista ya entonces”, recuerda Goiburú. “Y el doctor Filártiga siempre luchó contra la corrupción, los agrotóxicos, la soja. Y por tanto contra Stroessner, que entregó el país a los yankis y a los brasileros”, agregó el también médico y buscador de justicia y de memoria por un familiar desaparecido en la dictadura: su propio padre.

Qué te produce esta nota?
  • Me gusta
    100%
    2 votos
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me da igual
    0%
    0 votos
Compartir:
Dejar un comentario
Utilizando Facebook
Utilizando Opinión Ciudadana

Esta noticia aún no tiene comentarios

NARCO ESTADO: En los últimos días realicé diversas declaraciones políticas en mi carácter de senador nacional de la provincia de Formosa a raíz del hallazgo por parte de Gendarmería Nacional de 2.500 kilos de marihuana en la localidad de Laguna Naineck.
Raúl Alfonsín en el año 1999 caracterizó la situación institucional de Formosa como una “democracia a la paraguaya” por obra del gobernador Gildo Insfrán, en obvia asimilación al régimen despótico que el dictador Alfredo Stroessner impusó en el Paraguay..
El ya complicado y sucio espectro radioeléctrico de la ciudad de Formosa sumará en estos días una nueva emisora de frecuencia modulada que se construye bajo la supervisión personal del jefe de Gabinete del gobernador Gildo Insfrán y que emitirá en...