22 años de una gran mentira y del “fracaso extraordinario” del PAIPPA
Politica

22 años de una gran mentira y del “fracaso extraordinario” del PAIPPA

El próximo 15 de septiembre el gobierno provincial se apresta a festejar con bombos; platillos y mucha fábula, los 22 años del lanzamiento en General Belgrano del Programa de Asistencia Integral al Pequeño Productor Agropecuario (PAIPPA), que con el paso del tiempo se ha constituido en un gran fracaso, en una herramienta del clientelismo político y la búsqueda del sometimiento y la captación de los pequeños productores de todo el territorio provincial.

“El PAIPPA como eje de un relato productivo, y esquema de dominación, fue la responsable de la desaparición de la cultura del trabajo y aniquilación de la producción”

Los mezquinos objetivos políticos y populistas, y la desarticulación del aparato productivo tradicional en la que éramos potencia algodonera y productiva, determinó que en las últimas dos decadas “el campo se dedicara a expulsar a los jóvenes formoseños que no encontraron respuestas, ni esperanzas de realizarse en su propia tierra”.

El “extraordinario fracaso” del Instituto Provincial de Acción Integral para el Pequeño Productor Agropecuario (PAIPPA), se puede observar con claridad en la intencionalidad de clientelismo y sometimiento político, en el éxito de unos pocos allegados al poder en contraposición de los miles de chacareros formoseños que viven desde hace varias décadas en la más completa pobreza, observando como sus hijos abandonan la chacra y el pueblo cercano para pasar a engrosar los asentamientos de la capital provincial, alistarse a las fuerzas de seguridad o exiliarse en alguna provincia del sur país”.

El PAIPPA es una gigantesca mentira, que convertida en un fenomenal mecanismo de sometimiento partidario y electoral, dividió y discriminó a los productores de acuerdo con su convicción política, desvió subsidios y beneficios a punteros y familiares de funcionarios municipales del interior, e invirtieron fondos productivos en campañas electorales, limitando el crecimiento de los verdaderos productores a quienes jamás se les permitió desarrollarse en su chacra ni perdurar en ella”, apostando a empujarlo al quiebre, para comprarles las chacras y los establecimientos productivos, la mayoría de los cuales pasaran a manos de los funcionarios y sus testaferros.

“El PAIPPA –al contrario de lo que pregona Gildo Insfran, el gobierno provincial y el partido de gobierno- fue la herramienta que eliminó la cultura de la producción en Formosa.

Los trabajadores rurales se convirtieron al asistencialismo y la dadiva clientelista, ya no hay carpidores ni cosecheros. La pobreza dejó de ser circunstancial, un momento -como el que pudieron atravesar nuestros abuelos- del cual con trabajo y esfuerzo se podía salir.

Aniquilaron la cultura del trabajo y la producción, la pobreza se volvió estructural, cultural y permanente del cual ya no se podía salir, para cumplir aquello de que el peronismo genera pobreza porque los pobres votan peronismo.

La verdad es que en Formosa no existe una política para el campo; de tanto en tanto se distribuyen semillas y plaguicidas, algunas chacras de compañeros son arados, organizan pseudas jornadas de capacitación. Todo un circo propagandístico de enormes proporciones; otra gran mentira, con dinero y recursos públicos.

Es tiempo que se comprenda el abuso que se hizo y se sigue haciendo del principal recurso que tenemos los formoseños para detener un proceso migratorio que golpea y angustia a miles de familias y genera un proceso de vaciamiento gigantesco de las colonias y los pueblos.

Y, tal vez lo peor, se está agotando la cultura del campo, del trabajo, de la explotación de nuestros recursos primarios, con las consecuencias que todo ello impone para el futuro de la provincia”.

Antes de Gildo Insfran, teníamos industrias, fábricas, desmotadoras y éramos la segunda provincia algodonera

A principios de la década de los 80, con 116.000 hectáreas de superficie sembrada Formosa orgullosamente se ubicaba como la segunda productora nacional de algodón después del Chaco, la administración pública otorgaba licencias especiales “con goce de haberes” para la gente que quería ir al interior a participar de la zafra algodonera y hacerse unos buenos pesos extras, pueda hacerlo libremente.

Más de 24 desmotadoras se distribuían en toda la provincia había localidades donde inclusive coexistían y competían dos desmotadoras o más como Laguna Blanca, Riacho He Hé, el Colorado e Ibarreta y  en la capital interminables filas de camiones esperaban su turno frente a las dos enormes desmotadoras como Fibromalva y Bunge y Born.

La fábrica Textil Formosa perteneciente a la firma Alpargatas era una empresa pujante que aparte de decenas de fuentes de trabajo, daba valor agregado al algodón sembrado, cosechado y desmotado en la provincia que era convertido en telas que se vendían para su comercialización, supimos ser la primera en cultivos frutihortícolas tipo primicia (banana, sandía, melón, coreanito, morrones) por las ventajas de nuestra clima.

En el lote 4, cerca del balneario viejo y doña Lola,  la planta Citrex elaboraba, jugo, pulpa, esencia y hasta aceite de cítricos que venían de las casi 16mil  hectáreas de cítricos básicamente pomelo existentes en la provincia, enfrente el frigorífico Formosa habilitado para tránsito federal de carnes faenaba  frenéticamente ganado formoseño y a su vez procesaba y daba valor agregado a sus productos derivados.

Plegados Pilar (hoy boliche Gasolina) daba trabajo y manufactura, las dos plantas de manufactura de nuestra industria maderera, Eltén y Exim (hoy reciclada en disco) abrieron sus puertas, para poder manufacturar la enorme cantidad de madera que generaban las decenas de aserraderos y obrajes del interior.

Los granos como sorgo, maíz, girasol y hasta trigo ya llegaban a superar las 40.000 hectáreas de superficie sembrada y justificaban la construcción de las enormes plantas de ensilaje distribuídas en varios lugares de interior provincial y en esta capital (hoy recicladas en miradores).

ANTES NUESTRO VIEJO PUERTO EXPORTABA

Nuestro viejo puerto movilizaba cargas de más de 700 tn. mensuales que daba trabajo a varias empresas de transporte fluvial, la provincia era atravesada por un ramal c25 que funcionaba a pleno y sacaba la producción de un extremo al otro de la provincia.

Entonces éramos una provincia rica pujante, inclusiva, que era polo de atracción de trabajadores, emprendedores, profesionales, maestros de todo el país y del mundo, Italianos gallegos, búlgaros, argelinos-franceses, entrerrianos , cordobeses , correntinos etc., que venían a Formosa atraídos por su desarrollo, potencial y oportunidades.

En aquellos tiempos la pobreza era una circunstancia tan indeseada como pasajera, de la que en pocos años simplemente con esfuerzo y trabajo inexorablemente se podía salir, pues al esfuerzo del trabajo  se agregaba la educación pública y gratuita que le daban al trabajador la certeza de que podría mantener y criar bien a sus hijos que estudiarían y su futuro sería mejor que el de él, eso que hoy llamamos Movilidad Social Ascendente.

Sorprende entonces que hoy en pleno siglo XXI, con globalización, internet, revolución tecnológica y genética, con hipermecanización del agro, semillas transgénicas resistentes a plagas sequías etc. etc. la superficie sembrada ni siquiera en las más osadas estrofas del relato oficial supera las 40.000 has.

El esquema productivo de la provincia ha sido arrasado por el clientelismo, el tren es un recuerdo del pasado, el puerto nuevo un enorme baldío abandonado y la industria una excentricidad exótica, pues desde que dejamos de producir materia prima obviamente no tenemos nada que procesar, dar trabajo y valor agregadoINVOLUCIONAMOS.

La dignidad del trabajo genuino con aportes, obra social y jubilación digna ha sido reemplazado por miles y miles de planes sociales y pensiones por discapacidad (tenemos más discapacitados que el Chaco y Corrientes a pesar de tener la mitad de su población) 10.000 pensiones provinciales y miles de trabajo precarios o jornalizados con sueldos vergonzosos negreados bajo el nombre de cooperativas de trabajo con infinidad de monotributistas y por detrás de todo este campo sistemáticamente sembrado de pobreza, marginación y clientelismo viene el narcotráfico, los zapallitos rellenos y el crimen organizado.

Así de la Formosa inclusiva a la que todos querían venir a tener una oportunidad, hoy se transformó en una Formosa expulsiva que ha dado lugar al más inmenso y descomunal proceso migratorio y de desarraigo que haya registrado la provincia se calcula en más de 50.000 los formoseños en edad económicamente activa que se han ido de nuestro territorio a buscar el trabajo que aquí no encuentran, en otros lugares.

Antes no éramos una provincia pobre, faltaban las insfraestructuras que inexorablemente dan el tiempo, hoy somos una provincia empobrecida donde los únicos millonarios son los funcionarios, proveedores y familiares del entorno de Gildo Insfran.

Somos una provincia atrasada y desvastada por el saqueo, la incapacidad y la improvisación, una provincia en la que supimos estar mejor, (mucho mejor) que lo que hoy nos quieren hacer creer, que es lo mejor que nos pudo pasar… Mienten, con este modelo populista, clientelar, de empobrecimiento y de sometimiento social: lo que viene nunca pueda ser mejor, por lo menos para la provincia y sus habitantes. Si seguramente, para seguir acrecentando escandalosamente el patrimonio de los funcionarios y sus familiares.

22 años del PAIPPA, NADA QUE FESTEJAR, mucho; muchísimo que lamentar.

Tags:
Qué te produce esta nota?
  • Me gusta
    92%
    22 votos
  • No me gusta
    8%
    2 votos
  • Me da igual
    0%
    0 votos
Compartir:
Dejar un comentario
Utilizando Facebook
Utilizando Opinión Ciudadana

Esta noticia aún no tiene comentarios

NARCO ESTADO: En los últimos días realicé diversas declaraciones políticas en mi carácter de senador nacional de la provincia de Formosa a raíz del hallazgo por parte de Gendarmería Nacional de 2.500 kilos de marihuana en la localidad de Laguna Naineck.
Raúl Alfonsín en el año 1999 caracterizó la situación institucional de Formosa como una “democracia a la paraguaya” por obra del gobernador Gildo Insfrán, en obvia asimilación al régimen despótico que el dictador Alfredo Stroessner impusó en el Paraguay..
El ya complicado y sucio espectro radioeléctrico de la ciudad de Formosa sumará en estos días una nueva emisora de frecuencia modulada que se construye bajo la supervisión personal del jefe de Gabinete del gobernador Gildo Insfrán y que emitirá en...