Condenaron a 14 y 16 años de cárcel a los jóvenes que mataron a golpes al profesor Núñez
Politica

Condenaron a 14 y 16 años de cárcel a los jóvenes que mataron a golpes al profesor Núñez

El Superior Tribunal de Justicia, constituido en Tribunal de Casación, confirmó las condenas a 14 y 16 años de prisión aplicada por la Cámara Segunda en lo Criminal a los dos jóvenes que, en compañía de un menor de edad, mataron a golpes al profesor

El Superior Tribunal de Justicia, constituido en Tribunal de Casación, confirmó las condenas a 14 y 16 años de prisión aplicada por la Cámara Segunda en lo Criminal a los dos jóvenes que, en compañía de un menor de edad, mataron a golpes al profesor de Historia Gilberto Amad Núñez durante un robo consumado en la vivienda de la víctima el pasado 19 de mayo de 2014 en el barrio San Pedro de la capital provincial.

Esa noche, estas tres personas fueron a la vivienda del profesor Núñez, ubicada en calle Coronel Bogado 1.917 del barrio San Pedro de la capital provincial, con el propósito de robar bienes y dinero en efectivo, ya que creían que el docente guardaba en su vivienda una fuerte suma de dinero. El primer en entrar fue Cristaldo quien gozaba de la confianza de Núñez y luego lo hicieron los otros dos jóvenes. El docente advirtió la presencia confabulada de los mismos y la finalidad que perseguían, y esto desató la violenta reacción de los tres delincuentes, quienes comenzaron a golpear con irracional violencia a la víctima hasta provocarle la muerte por traumatismo de cráneo grave con fractura y hundimiento de la bóveda craneal derecha y múltiples fracturas de base de cráneo y pérdida de masa encefálica.

A través de la sentencia 9833, la Cámara Segunda en lo Criminal de la provincia condenó el año pasado a penas escalonadas de 16, 14 y 8 años de prisión a Juan Pablo Cristaldo, Francisco Avalos y Facundo Germán Obregón, respectivamente (quien por entonces tenía 17 años de edad) tras ser hallados culpables del delito de homicidio en ocasión de robo, agravado por la participación de un menor de edad.

En Casación, la Defensa de los sentenciados Juan Pablo Cristaldo y Francisco Avalos cuestionó el fallo del tribunal de juicio, alegando que la decisión judicial se basó en simples conjeturas, sin llegar al grado de certeza requerido, y en ningún modo justifican o avalan el reproche penal aplicado, pidiendo en consecuencia para Cristaldo una reducción de pena a 8 años de prisión.

El Tribunal de Casación rechazó los argumentos de la Defensa señalando que los jueces del Tribunal de juicio esgrimieron suficientes fundamentos y razones para decidir como lo hicieron, puntualmente en lo referido al ingreso de Cristaldo en la casa de la víctima, haciéndolo en primer lugar debido a la confianza que tenía con el docente, lo cual permitió el acceso a sus dos cómplices.

Para el STJ la sentencia atacada se encuentra sobradamente sustentada en pruebas que obran en el expediente, en tanto la Defensa se limita en su crítica a extraer consecuencias distintas a las elaboradas por los jueces, tomando los indicios y pruebas recolectadas en la causa en forma separada y parcial, sin lograr refutar eficazmente al Tribunal, quien va engarzando los hechos en una secuencia fáctica clara, tanto en lógica interna como en interpretación, siendo allí, en la secuencia y devenir del hecho histórico, donde la suma de los indicios y de las pruebas recolectadas en la causa, “solo admiten la conclusión claramente establecida por la Cámara del Crimen al momento de condenar a Cristaldo a la pena de 16 años”, dice el juez Marcos Bruno Quinteros en su voto, al que adhirieron los jueces Ariel Coll, Eduardo Hang, Ricardo Cabrera y Guillermo Alucín.

Asimismo, el Tribunal de Casación justificó la pena aplicada a Cristaldo compartiendo las razones del Tribunal de juicio, en el sentido de que la acción desplegada por el condenado se diferencia de la consumada por los demás implicados y amerita un mayor reproche legal porque fue le grado de confianza que tenía con la víctima lo que permitió sortear su ingreso a la vivienda sin violencia y dicha situación fue aprovechada por Cristaldo desde los inicios de la preparación del hecho delictivo. Esta confianza fue utilizada por el condenado para sorprender a la víctima y minimizar sus posibilidades de defensa.

Quedó probado en el juicio que fue Cristaldo quien ingresó en primer lugar a la casa y que entretuvo a Núñez; situación aprovechada por él mismo y por sus cómplices para poder lograr el ingreso de todos al domicilio sorteando cualquier dificultad.

Hubo planificación

Con relación al condenado Francisco Avalos, la Defensa alegó que éste no participó como coautor del homicidio en ocasión de robo, porque creyó que iba a tratarse de un simple robo y que por error en la participación incursionó en el crimen, dado que él no había convenido ni planificado la muerte de una persona.

Contra estos argumentos, el Tribunal de Casación señaló que quedó debidamente probado que Avalos participó de manera esencial en el desarrollo del hecho criminal, ingresando al domicilio de Núñez y proveyendo así mayor respaldo al accionar de los demás involucrados, con presencia efectiva al momento del deceso. Incluso las testimoniales demuestran que el plan originario siempre incluyó la posibilidad de violencia en la víctima, dice el fallo de Casación.

Otras pruebas que muestran a Avalos como protagonista directo de los hechos son las tomas fotográficas y el informe criminalístico, que dieron cuenta que en la biblioteca cercana donde fue encontrado el cuerpo de la víctima, se podía apreciar la sangre y el desorden existente, emergiendo así evidenciada una dinámica previa en la que intervino la víctima antes de recibir la lesión mortal y colocando a los protagonistas en la planta baja de la casa donde el hallazgo de rastros de su presencia efectiva es reflejada por las numerosas pisadas alrededor del cuerpo de Núñez. El secuestro de los zapatos -tipo borceguí- y las medias usadas por Avalos permitieron acreditar que se correspondían con las huellas encontradas en el lugar del hecho y en las cercanías del cuerpo y que tenían salpicaduras hemáticas que pertenecían a la sangre de la víctima, “lo cual es indicativo que Avalos estuvo próximo al lugar donde propinaron el golpe mortal, en tanto la salpicadura indica que hubo dinámica”, afirma el fallo de Casación.

Para los jueces del máximo tribunal de la provincia la sentencia de la Cámara Segunda prueba con suficiencia la naturaleza del plan original, las personas implicadas, el reparto de funciones y el modo de comisión, elementos todos en los que válidamente se apoya el concepto de coautoría endilgado a Avalos.

Tags:
Qué te produce esta nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me da igual
    %
    0 votos
Compartir:
Dejar un comentario
Utilizando Facebook
Utilizando Opinión Ciudadana

Esta noticia aún no tiene comentarios

NARCO ESTADO: En los últimos días realicé diversas declaraciones políticas en mi carácter de senador nacional de la provincia de Formosa a raíz del hallazgo por parte de Gendarmería Nacional de 2.500 kilos de marihuana en la localidad de Laguna Naineck.
Raúl Alfonsín en el año 1999 caracterizó la situación institucional de Formosa como una “democracia a la paraguaya” por obra del gobernador Gildo Insfrán, en obvia asimilación al régimen despótico que el dictador Alfredo Stroessner impusó en el Paraguay..
El ya complicado y sucio espectro radioeléctrico de la ciudad de Formosa sumará en estos días una nueva emisora de frecuencia modulada que se construye bajo la supervisión personal del jefe de Gabinete del gobernador Gildo Insfrán y que emitirá en...