Velazquez Ibarra:
Sociedad

Velazquez Ibarra: "los que aconsejan “olvidar” para dedicarnos “al futuro”: padecen amnesia"

ORACION A LA JUSTICIA

“Señora de los ojos vendados, lávamos de sangre y tinta, resucita al inocente y haz que los muertos entierren el expediente. Con la espada y la balanza, a los justo humillados no le robes la esperanza. Dales la razón y llora, porque  ya es hora”. Con este trozo del poema de María Elena Walsh, el  doctor Pedro Velazquez Ibarra concluyó el alegato unificado con el doctor Williams Dardo Caraballo en el juicio llevado a cabo en la causa “Domato”, habiendo previamente descripto el desolador paisaje institucional existente en Formosa en materia de delitos de lesa humanidad, a raíz del abandono del poder político nacional y provincial a las víctimas del terrorismo de Estado, ante jueces, jueces subrogantes, conjueces y fiscales en  desigual confrontación. Situación para reclamar Verdad y Justicia, lo que hizo recordar al querellante una frase de los sabios judios en el Talmud, que dice: “Desgraciada la generación cuyos jueces merecen ser juzgados”. Es lo que está ocurriendo en todo el país por la impunidad de la corrupción, y la complicidad entre corruptos en todos los ámbitos del Estado, afirmó el doctor Velazquez Ibarra.-

AMNESIA Y MEMORIA

            En otra parte de su alegato el abogado querellante expresó que así como los que aconsejan “olvidar” para dedicarnos “al futuro” padecen amnesia, los que repiten arengas setentistas ya anacrónicas, pretendiendo retomar “la lucha” con la escena congelada de antaño, en cada juicio por delitos de lesa humanidad, están aquejados de alucinaciones, insistiendo con consignas arcaicas. Así como no hay olvido que pueda suprimir el pasado, tampoco existe memoria que repare lo irreparable. Ni presente fracturado del pasado, ni pura repeticiones.

            Velazquez Ibarra recordó especialmente la contribución de los abogados Juan Eduardo Davis y Williams Dardo Caraballo, quienes provenientes de distintas posturas política, coincidieron en que lo que  nos debería convocar a todos era el rescate de las víctimas; la memoria se debería unir al duelo el deber de reintegrar a los muertos insepultos, los desaparecidos y los niños privados de identidad. Recordó que apenas cien niños de un total de quinientos recuperaron su identidad, y en menor cantidad fueron localizadas  personas desaparecidas, entre miles, a más de  cuarenta años de ocurridos los hechos, mientras los tiempos biológicos ponen fin a la vida de víctimas y victimarios.

            En consecuencia, según Velazquez Ibarra, se impone replantear la estrategia y el discurso en materia de derechos humanos  ferozmente violados, asumiendo el dilema entre Verdad y Justicia, teniendo presente los resultados obtenidos en Sudáfrica a instancia del Obispo Católico Desmond Tutu y a Nelson Mandela.

            A tantos años de la tragedia sufrida por la represión ilegal, con todos los juicios llevados a cabo, está visto que no se romperá el pacto de silencio entre represores, y ante la total inactividad de los fiscales que mantienen paralizadas todas las actuaciones con información para localizar posibles tumbas de  personas desaparecidas, y que ninguna condena será cumplida íntegramente por los genocidas, ya que pueden solicitar el beneficio de prisión domiciliaria, como fue el caso del Gral. Colombo, es  hora de intentar otras posibilidades para lograr la Verdad, pues como nos  enseñara Juan Pablo II: “Sin Verdad no hay Justicia y sin Justicia no hay Paz”.

            En el marco descripto en su alegato por el doctor Velazquez Ibarra se potenció el poema de María Elena Walsh impetrando a la justicia: “Lávamos de sangre y tinta, resucita al inocente y haz que los muertos entierren el expediente”.

Tags:
Qué te produce esta nota?
  • Me gusta
    36%
    17 votos
  • No me gusta
    6%
    3 votos
  • Me da igual
    57%
    27 votos
Compartir:
Dejar un comentario
Utilizando Facebook
Utilizando Opinión Ciudadana

Esta noticia aún no tiene comentarios

NARCO ESTADO: En los últimos días realicé diversas declaraciones políticas en mi carácter de senador nacional de la provincia de Formosa a raíz del hallazgo por parte de Gendarmería Nacional de 2.500 kilos de marihuana en la localidad de Laguna Naineck.
Raúl Alfonsín en el año 1999 caracterizó la situación institucional de Formosa como una “democracia a la paraguaya” por obra del gobernador Gildo Insfrán, en obvia asimilación al régimen despótico que el dictador Alfredo Stroessner impusó en el Paraguay..
El ya complicado y sucio espectro radioeléctrico de la ciudad de Formosa sumará en estos días una nueva emisora de frecuencia modulada que se construye bajo la supervisión personal del jefe de Gabinete del gobernador Gildo Insfrán y que emitirá en...