El hambre desensilla los sueños. Encajona los proyectos transformadores. Se devora las energías pensadas para cambiar los mundos, ésos en los que se vive feo, se respira veneno, se soporta la penuria y la intemperie y se devasta la esperanza.